Repetitivos llamados realiza el  gobierno y empresas, con el fin de cuidar el agua y superar la crisis hídrica.

¿Qué pasó?

Las precipitaciones recientes causaron estragos en distintas zonas, como interrupción de suministro eléctrico, caída de árboles o anegamientos en viviendas. Pero por otro lado, contribuyó en cierta forma a esperanzar a la población capitalina, dado que una de las principales fuentes de agua de la Región Metropolitana ubicada en el Cajón del Maipo, fue beneficiada por el breve sistema frontal, con la caída de agua y nieve,

La empresa hídrica Aguas Andinas informó que las últimas horas cayeron 25 milímetros de lluvia y 19 centímetros de nieve en el Embalse El Yeso, lo que representa solo un incremento de 0,2 hectómetros cúbicos.

Asimismo, reiteró el llamado a la comunidad de usar de manera responsable el agua, ante la escasez hídrica que presenta Chile, siendo el año pasado uno de los más secos de la historia.

Santiago presentaba un déficit de casi un 100%

En 2021, en la región Metropolitana, cayeron 114 milímetros, mientras que en 2020 y 2019, la cifra fue de 188 mm y 82 mm, respectivamente, motivo por el cual la gerenta general de la sanitaria, Marta Colet, hizo un llamado a tener presentes los prolongados efectos del cambio climático y enfatizó en la importancia de recordar que, de acuerdo con diversos estudios en la materia, estos se mantendrán en el tiempo.

Bajo este contexto, cabe decir que la insuficiencia de agua se acentúa en la zona central, donde los principales ríos que abastecen a la ciudad han registrado mínimos históricos en marzo de este año; hasta 0,92 m3/s en el caso del Mapocho y 33 m3/s en el Maipo, los que llevaron a implementar un trabajo anticipado que se vio reflejado en el Plan de Restricciones Programadas anunciado hace unas semanas.

Marta Colet, se refirió: “Sabemos que Santiago necesita cada vez más infraestructura sanitaria para abordar los grandes desafíos de la emergencia climática. Por eso, en Aguas Andinas continuamos desplegando nuestro plan de inversiones y obras y buscando nuevas fuentes alternativas que permitan velar por un suministro seguro y confiable. Sin embargo, nos mantenemos en un escenario crítico en materia hídrica”.

“Es fundamental el esfuerzo y compromiso de todos los actores, pues el trabajo público-privado y mancomunado con la ciudadanía son la única forma de enfrentar y superar esta situación”, sentenció la gerenta sanitaria.