Sebastián Zamora, afirmó que lo sucedido con el adolescente puentealtino de 16 años solo fue un intento de detención por lo que dice que “fue un accidente, absolutamente involuntario”.

Fue la tarde del viernes 2 de octubre cuando un adolescente de 16 años de Puente Alto fue empujado por un efectivo policial en el Puente Pío Nono, para luego caer desde 7 metros de altura a lecho del Río Mapocho; dos día después Sebastián Zamora, de 22 años sería formalizado por homicidio frustrado y a una semana del hecho entregó su versión cumpliendo su prisión preventiva en la subcomisaría de Pudahuel Norte.

También puedes leer:

“Nunca, jamás quise empujarlo para que se cayera. Esto fue un accidente, algo absolutamente involuntario (…) Ha sido el peor día de mi vida. Jamás pensé que podría estar en una situación como ésta“, afirma el efectivo policial de 22 años.

En la entrevista al diario El Mercurio relata que una vez que vio al menor caer al Río Mapocho sintió “mucha agustia. Desesperación. No podía creer que se había caído”. En ese mismo sentido explicó su accionar: “Chocamos y como veníamos los dos corriendo muy rápido, la fuerza y velocidad que traíamos hizo que él cayera

Una vez que regresó ya a la unidad, dice que lloró mucho y que en este momento “Me da pena recordarlo. A él le diría que nunca, nunca, jamás quise empujarlo para que se cayera. Mi trabajo era solo detenerlo por los destrozos que se estaban realizando ese día. Nada más“, sentenció.

Al matutino también le confesó que siente “pena” al ver en lo que se ha transformado el caso: “Al fin y al cabo, esto nos afectó a dos personas, que nos vimos enfrentados por problemas de otros, no nuestros (…) Esto fue un accidente que nos involucró a dos jóvenes chilenos que ese día, por cosas del destino, nos vimos enfrentados (…) Los dos nos merecemos que se sepa la verdad”.

Quiere seguir siendo de Control de Órden Público

Zamora se refirió a la baja que actualmente está cursando la Institución luego que señalara que ese día portaba una cámara no autorizada: “Mi profe (actual abogada) me dice que tal vez podemos usar algunos recursos del reglamento de sumarios administrativos para modificar la sanción de baja, porque es una falta administrativa menor. Yo quiero seguir siendo carabinero y seguir perteneciendo a los equipos de Control de Orden Público“.

Nubia Vivanco, abogada defensora, afirmó en palabras a El Mercurio que la calificación de homicidio frustrado por el cual fue formalizado es improcedente.

“El homicidio tiene pena de crimen, porque se requiere del elemento subjetivo de dolo, el animus necandi, la intención de matar, cuestión imposible de sostener a juicio de esta defensa, ni siquiera con los antecedentes presentados por el Ministerio Público en la audiencia de formalización”, relató.