El concejal electo por Puente Alto dice que llevar el apellido “es una oportunidad, pues detrás de éste, la gente reconoce un trabajo social muy bien hecho en la comuna”.

Felipe Ossandón Ross es una de las nuevas caras en el Concejo Municipal de Puente Alto. El ingeniero, de 30 años, resultó electo concejal en las pasadas elecciones con un 5.87% (9418 votos) por la lista Chile Vamos (RN, IND).

Mi relación con Puente Alto viene más por mi lado materno, pues mi familia trabaja en la Protectora de la Infancia. Mi abuela es la presidenta de la institución y mi madre estuvo por mucho tiempo ligada al tema educacional. En lo personal, estuve años atrás involucrado en la construcción de viviendas, reforzamiento de clases, y al egresar de la Universidad entré a trabajar con Manuel José Ossandón en el Senado, que es mi tío. Apoyaba su causa y admiraba el trabajo social que había desarrollado en la comuna desde al año 2000, y ahí fue cuando comencé a relacionarme con los vecinos, teniendo una mayor presencia en los territorios”, señala Ossandón en conversación con PALD.

PESO DEL APELLIDO OSSANDÓN

-¿Ese fue una motivación importante para postular a la concejalía?

-Nunca había estado  100% decidido, pues ser un personaje público es bien difícil, finalmente pasas a ser una persona expuesta completamente, y por ese motivo me costaba  tomar la decisión de optar por un puesto en la concejalía. Pero fue tanta la insistencia, de parte de las mismas personas, que me decían que le gustaría tener en el concejo a alguien cercano que trabajara en los territorios, que finalmente tomé la decisión de postularme. Siento una gran vocación social, que me inculcaron desde pequeño en mi familia.

Quiero expresar que soy independiente, la gente eso sí sabe que puedo  tener un domicilio político por lo que es mi trabajo junto a Manuel José Ossandón, pero no milito en RN , y eso creo me da una libertad,  de que puedo conversar y dialogar con diversos colores políticos.

Revisa entrevista completa en nuestra edición digital: