Reporte fue elaborado por casos ocurridos entre los meses de marzo y mayo, en comparación con el mismo lapso del año pasado.

El estudio fue elaborado en base a información proporcionada por el Centro de Información Toxicológica de la Universidad Católica (CITUC), Coaniquen y el Hospital Roberto del Río.

Según los registros del Cituc, entre el 1 de marzo al 26 de abril se reportaron 435 casos de intoxicación por cloro doméstico, lo que representa  un 64% más que en 2019 -a esa misma fecha-. 

Asimismo, 165 personas  se intoxicaron con otros productos para desinfectar,  como amonio cuaternario, alcohol gel y spray, siendo los principales afectados los adultos (30,9%), pre-escolares (23%) y lactantes (23%).

Quemaduras

Por su parte,  Coaniquem indicó  que entre el 15 de marzo y el 15 de mayo hubo 124 casos de niños quemados, donde  un 53% de los accidentes tuvo su origen en tazas de té caliente (33,1%) y hervidores eléctricos (20,1%).

Además, en la mayor parte de los casos -84 de los 124 niños accidentados- se trató de menores de 5 años.

Desde  el Hospital Roberto del Río informaron que  la mayor parte de los niños afectados pertecene a población migrante.

En el período de cuarentena, el hospital público identificó un cierto retraso de las consultas de pacientes por quemaduras, lo cual puede generar daños más difíciles de tratar si no se enfrentan a tiempo (riesgo de infección, cicatrización inadecuada, profundización de la herida, disminución de las posibilidades de reinjerto o rehabilitación).

El informe detalla además un aumento de casos por quemaduras asociados a la preparación de recetas de cocina, como la preparación de churros.

Este fenómeno ya había ocurrido en años anteriores y donde se lo asoció a un alto contenido de agua en los alimentos al momento de freír. 

Productos contra el covid-19

Por otro lado, el Sernac detectó  productos ofrecidos en redes sociales o portales de Internet que prometen tratamientos o curas relacionadas con el covid -19, como el uso de hipoclorito de sodio o dióxido de cloro, llamado MMS (abreviación en inglés de un compuesto llamado Miracle Mineral Solution).

El Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) advirtió que el MMS no es un medicamento, no cuenta con su autorización y no existen antecedentes científicos que avalen las condiciones eficaces, “por lo que su publicidad y uso, representa un riesgo para la salud de las personas”.

En el Sernac pidió  a los consumidores tomar en cuenta serie de sugerencias, como: 

-Verificar que los productos, tales como estufas o hervidores eléctricos estén certificados (sello SEC).

-Mantener estos productos lejos de cortinas, muebles o cualquier otro material inflamable.

-Colocar el artefacto en una superficie horizontal y plana, ubicándolo lejos del borde y fuera del

alcance de los niños.

-Ubicarlos en espacios adecuados, donde no entorpezcan el paso normal.

-Seguir las instrucciones de uso e instalación indicadas por el fabricante.

-Evitar que los niños jueguen cerca de estos productos, o de aquellos que no estén indicados para su

edad.

-Comprar en el comercio formal, para resguardar sus derechos en caso que el producto presente algún defecto en su seguridad.

-No comprar productos de origen desconocido ni en el comercio informal.

-Guardar los productos de aseo doméstico bajo llave o fuera del alcance de los niños.

-No usar envases de alimentos para guardar este tipo de productos, ya que pueden provocar su ingestión en forma accidental. Cerrarlos herméticamente.

-No mezclar cloro doméstico con otros productos de aseo.

-No permitir el acceso de los niños a la cocina cuando se está friendo.

-Mantener la atención en la olla mientras fríe.

-No llenar más de la mitad la olla que se utilice, recuerde que al colocar los alimentos en nivel del aceite sube y en caso de derramarse puede inflamarse al alcanzar la llama de la cocina.

-Evite introducir una gran cantidad de alimentos cuando este friendo.

-Antes de introducir los alimentos en el aceite, séquelos bien con papel absorbente para eliminar cualquier exceso de agua y así reducir las salpicaduras que pueden provocar lesiones.