• Demanda fue ingresada por el alcalde Germán Codina en el Segundo Juzgado de Policía Local de Puente Alto.
  • El escrito pide que se sancione a la empresa por los prolongados cortes de suministro registrados durante el sistema frontal de finales de enero.

En el Segundo Juzgado de Policía Local de Puente Alto y en compañía de vecinos, el alcalde de la comuna, Germán Codina, presentó una demanda por daño moral y perjuicios en representación de casi mil afectados por los cortes de luz de hasta 66 horas que se registraron en sectores concesionados de la empresa CGE, tras el sistema frontal que afectó a la región Metropolitana a fines de enero.

Para el jefe comunal puentealtino esta es una situación que ya no se puede tolerar y llamó a la Superintendencia de Electricidad y Combustibles, SEC, a hacer valer sus atribuciones sancionatorias contra la empresa. “Hay problemas de fondo con el tendido eléctrico en el sector, estamos hablando de que en Puente Alto por la lluvia estuvo cortado el suministro eléctrico de cerca del 30 por ciento de los usuarios de la CGE. Esto no es problema de mantención de red, esto es un problema de gestión de la concesión y yo creo que se tiene que revisar”, puntualizó.

Respecto a la acción presentada, Codina afirmó que es complementaria a la mediación a la que voluntariamente se sometió la empresa en virtud de la ley del consumidor y que con ella se busca compensar por el daño moral a los vecinos afectados. Asimismo por este hecho, apuntó a la inequidad urbana existente: “No es posible que si llueven 50 milímetros en poco tiempo, en una parte de la Región Metropolitana no pasa nada, pero en otros sectores, como Puente Alto en la zona sur de Santiago, el suministros de luz se corta hasta por 3 días. Yo considero que eso es una injusticia y hay que cambiarlo”.

En total fueron 33.268 clientes de CGE afectados por los cortes de suministro, siendo las Villas Andes del Sur, Los Productores, Ciudad del Este, El Alba y Plazuela Los Toros las que mayor cantidad de vecinos afectados registraron, muchos de ellos perdieron no sólo alimentos y mercaderías que requieren refrigeración, sino que también medicamentos.

Jaqueline Huerta, Presidenta de la Junta de Vecinos de la Villa El Alba, precisamente recalca las pérdidas que tuvo cada uno de sus vecinos, agregando el abandono que sienten de la empresa de servicios: “la compañía nunca dio respuesta a nada, era una burla, nosotros exigimos un cambio de compañía, o sino, un cambio de transformadores, es lo mínimo que pueden hacer. Se nos corta la luz llueva o no llueva. La Villa lleva 33 años. De esos, siempre se corta la luz por lo menos dos veces por semana”.

Por su parte, Carmen Salas, secretaria de la Junta de Vecinos de la Villa Valle del Sol, coincide con el testimonio de Jacqueline y agrega que “esto nos perjudica también en lo laboral, yo trabajo en mi casa. Estamos aburridos con esta empresa”.