Llegó septiembre y con él, también lo hacen algunas tradiciones que pese a la tecnología siguen manteniéndose firme entre los niños, adolescentes y jóvenes.

Una de ellas es el volantín, que se elevan por los cielos de todo el país, ayudados por el viento primaveral y por las hábiles manos de quienes sostienen el hilo.

Durante los últimos cinco años, Jorge Moreno Meza, se ha dedicado a la confección y venta de volantines de distintos tamaños y diseños, siendo acompañado en este emprendimiento por su familia, en especial por sus hijos de 7 y 10 años.

Tiene su taller en calle San Guillermo, donde está a full con su trabajo, ya que comenzó la temporada alta y los pedidos y la venta han aumentado significativamente en las últimas semanas.

Eres muy joven, ¿cuándo comenzaste a confeccionar y vender volantines, Jorge?

-Hace 5 años.

-¿Cómo llegaste a este rubro?

-Es que me gustó desde pequeño. Siempre me gustó elevar volantín, andar corriendo a la siga de los volantines. De a poquito en el trayecto me gustó crear mis propios volantines, armarlos, que quedaran pesaditos para que sean más buenos. Y hasta el día de hoy que estoy fabricando.

-Ahora es una época fuerte para el volantín, ¿cómo está el negocio?

-Estamos full. Suerte que pudo contactarse conmigo. Estoy descansando un ratito antes de seguir haciendo volantines.

-¿Cuántos volantines se venden en una semana en la temporada alta?

-En una semana alta, que es la semana del 18, se venden unos tres mil volantines, 4000 volantines.

-¿Los precios en cuánto están?

-300 pesos, 500 pesos, mil pesos.

-¿Depende del modelo y tamaño?

-Sí, depende del modelo, el porte, el papel nacional o calado.

Volantines artesanales.

Jorge nunca fue a un curso o lugar especial para aprender sobre la confección de estas cometas nacionales, solo aprendió mirando los videos que hay sobre estos artículos en redes sociales, en especial en Youtube.

-¿Tú eres autodidacta o aprendiste en alguna parte?

-Mirando y por Youtube. Mirando tutoriales; gente que subía sus videos. Al comienzo no me quedaban bonitos y con el tiempo y ahora, gracias a Dios, estamos bien y tengo harta clientela.

-¿Y la gente de tu familia te ayuda a fabricar?

-Sí, mi pareja me ayuda a venderlos. Y mis hijos me ayudan a mirar los palillos que estén bien cortados y que queden bien hechos.

-¿Alguien de tu familia tenía afición por los volantines? ¿Esto es tradición familiar?

-A mi familia no les gustaba elevar volantines. A mí solamente me gustaba elevarlos.

Jorge y su familia están concentrados cien por ciento en el emprendimiento, ya que la temporada alta ya comenzó pese a estar bajo una pandemia y cuarentena en Puente Alto.

Los niños y adolescentes ya pueden salir algunos días a la semana y aprovechan ese tiempo para practicar una de las tradiciones más emblemáticas del país, en especial durante este mes de la patria.

Para todos aquellos fanáticos de los volantines y los buenos diseños dejamos el contacto de Volantines Moreno: +569 74675193