“Forma parte del compromiso público de la Universidad que tiene que salir de sus fronteras y ponerse en un trabajo directo con la ciudadanía y también con el Ejército”, Ignacio Sánchez, Rector PUC

Con el objetivo de consolidar el proyecto de formación de futuros oficiales al año 2026, la Pontificia Universidad Católica a través de 11 facultades del plantel, asumirá la prestación de los servicios académicos en la Escuela Militar, proceso que fue sellado con la firma por parte de los directores de ambos planteles, del acuerdo docente alcanzado tras la adjudicación de la licitación, en un acto realizado en dicho instituto matriz. 

El carácter dinámico y cada vez más complejo de los escenarios de la defensa, donde se desempeñará el futuro oficial de Ejército, requiere adecuar los conocimientos a los nuevos contextos, tanto en los avances científicos y tecnológicos, como en el razonamiento puro y humanista. En este ámbito, las ciencias militares han pasado a ser una parte de la formación integral de un profesional, lo cual impone enfatizar en el razonamiento que proveen las ciencias básicas, las metodologías científicas de investigación y la tecnología.

Por ello, se estableció un ciclo a seis años de vínculo contractual con la Pontificia Universidad Católica de Chile, que fortalecerá un proceso formativo profesional e integral de los futuros oficiales, que permita asegurar la continuidad de la malla curricular conducente al título profesional de Oficial de Ejército.

El Rector de la PUC, Ignacio Sánchez D., destacó el acuerdo suscrito porque “tenemos siempre un interés muy grande en poder entregar formación integral a los miembros de las Fuerzas Armadas y con el Ejército ya tenemos una larga historia de trabajo conjunto, en algunas áreas de ciencia, física y matemáticas, pero teníamos el interés de entregar esa formación de manera más global”, añadiendo que por eso se participó en la licitación porque además “forma parte del compromiso público de la Universidad que tiene que salir de sus fronteras y ponerse en un trabajo directo con la ciudadanía y también con el Ejército”.

Asimismo, señaló que la ejecución del programa incluye clases en la Universidad y en la Escuela Militar, además de laboratorios y “vamos a tener un seguimiento del proyecto, que evaluaremos con el Comandante en Jefe del Ejército en un año, para hacer un análisis del transcurso del plan académico”, ello tras sostener una reunión con el GDE Ricardo Martínez Menanteau, principal impulsor de la iniciativa, que contempla la participación de 91 docentes (9 licenciados, 26 magíster y 56 doctores) y un total de 53 mil horas docentes al 2026.

Por su parte, el Director de la Escuela, Coronel Francisco Arellano S., enfatizó en que este acuerdo tiene por “objetivo central, darle un mayor énfasis científico tecnológico en la formación, dadas las exigencias del mundo moderno para el futuro oficial del siglo XXI”, para lo cual se implementó una malla curricular “escalable”, con un primer plan común para todos los alumnos, un segundo nivel, en un plan específico, que les permite elegir una mención y un tercer nivel con asignaturas asociadas a créditos transferibles, “con lo que se puede continuar estudios universitarios, al convalidarlos en cualquier casa de estudios”.Asimismo, contempla una malla flexible, donde se puede retomar una asignatura que haya sido reprobada.