Dos diputados oficialistas presentaron un proyecto de reforma constitucional que prohíbe el uso de alteraciones gramaticales y fonéticas que “desnaturalicen el lenguaje dentro de la enseñanza oficial reconocida por el Estado”, en la educación parvularia, básica y media.

Se trata  de Cristóbal Urruticoechea (IND. ex RN) y Harry Jürgensen (RN), quienes con la  iniciativa rechazan el lenguaje inclusivo y busca prohibir la modificación del carácter de las palabras, cambiando las letras “a”, “e”, “o” por la letra “x”, o, por ejemplo, la palabra “todos” por la palabra “todes”, según se informó.

En el texto indican que están  “convencidos que esta reforma constitucional tendrá un impacto positivo en la educación nacional y promoverá el uso correcto, oportuno y adecuado del lenguaje dentro de las aulas de clases, impidiendo que las ideologías contaminen mediante el lenguaje la educación de los niños y adolescentes“, dando como ejemplo la experiencia de Francia que prohibió el lenguaje inclusivo en las aulas.

Los parlamentarios buscan “establecer esta prohibición, del mismo modo en que nuestra Carta Fundamental prohíbe actualmente el proselitismo político partidista en la enseñanza reconocida oficialmente por el Estado”. 

El ministro de Educación, Raúl Figueroa, no está convencido de que el tema deba ser elevado a una reforma constitucional, indicando que “esto se trabaja a nivel de los establecimientos en el marco de lo curricular. El currículum, en las áreas de Lenguaje y en otras, es bastante claro en términos de entregar una formación acorde a los cánones oficiales de la gramática”. Y concluyó en entrevista con CNN: “No sé si esto da para una reforma constitucional o legal”.