Caroline Lara sostiene que medidas restrictivas se mantendrían hasta agosto si es que no cae la cifra de contagios.

La edil independiente conversó con PALD y manifestó apoyar el cierre temporal de las ferias libres en la comuna, aunque pidió apoyo para algunas familias que trabajan como coleros.

También, recalcó que este año ningún alumno debe repetir y que se debe evaluar la situación de los jóvenes que están en Cuarto Medio.

BONO  EQUIVALENTE AL VALOR DE LA CAJA

-¿Cómo evalúa usted el manejo de la pandemia a nivel local, la ayuda social? ¿Cómo ha reaccionado el municipio, encabezado por el alcalde Germán Codina, hacia los puentealtinos y puentealtinas?

-La verdad, usted sabrá que el consejo municipal lleva una labor bastante independiente de lo que es la gestión del alcalde. Sin perjuicio de eso, nosotros como concejo estamos, obviamente, de acuerdo con las decisiones que ha tomado el alcalde en cuanto a algunas situaciones de control de manejo de la pandemia, porque somos la comuna más popular, con mayor cantidad de habitantes también y con menor metro cuadrado por persona. Lo que nos conflictúa mucho también el tema del hacinamiento, pero a pesar de eso ninguna medida podría ser necesaria y suficiente para poder controlar el aumento que cada vez es mayor en nuestra comuna. Así es que se ha

intentado dialogar con los vecinos, no da el resultado de 100% de efectividad y es por eso que se ha tenido que llegar a la medida extrema, como por ejemplo lo que te señalaba, la suspensión temporal de las ferias libres en nuestra comuna.

-¿Usted está de acuerdo con eso, o no?

-La verdad es que sí y no. Pero si me aprietas un poquito yo diría que es una medida necesaria grave, porque las ferias libres de nuestra comuna y de todas las comunas del país están conformadas por dos grupos de personas: los que son patentados y los que son coleros. Y los coleros son parte de nuestra idiosincrasia. No podemos ignorarlos. Yo no los ignoro. Y al hablar de la feria y la suspensión temporal eso inmediatamente replica en la gran cantidad de coleros que ya no tienen opción de venta, pero que al cerrar la feria temporalmente ahí sí que se están quedando sin nada en el bolsillo. Hay gente que trabaja al día a día. Que mucha gente, yo hablo de lo general, no de la excepción, no de los eventos ni los accidentes, porque hay gente que lleva años trabajando en los coleros y tienen su casa, sus vehículos, pero hay

gente que no. La mayoría vive el día a día. Los que tienen el sustento del pan, de los dos mil pesos, los cinco mil pesos. Esa gente se va a quedar sin ningún ingreso. Esa gente es la que a mí me preocupa.

-Con respecto a ese mismo punto, ¿hay una rigurosidad de quienes son realmente las personas que trabajan en esto?

-Exactamente, no hay una rigurosidad. Nunca se ha empadronado bien. Porque dentro de los coleros tenemos varios subgrupos: Gente que viene de fuera de la comuna; gente que tiene real necesidad de tener que vender en la cola; gente que ha hecho alguna especie de Pyme y que está en la cola. Tenemos varios subgrupos que hay que distinguir, pero no podemos obviarlos. Para mí no aplica aquí pagan los justos por pecadores. Es necesario considerarlos a ellos de alguna manera con una ayuda. Porque usted sabrá que los bonos que se están dando no son para toda la población del 40%. Hay gente que teniendo el Registro Social de Hogares con un 40% de mayor vulnerabilidad quedó fuera de los bonos. Quedó fuera del Ingreso Social de

Emergencia. Hay gente que en estos momentos hace meses que no recibe plata.

-¿Le gustó la forma de cómo se distribuyeron las cajas en Puente Alto?

-La verdad que no. Creo que fue un desgaste enorme y que lo tuvo que soportar el municipio. Podría haber sido de una forma mucho más efectiva. Haber tenido una cantidad de dinero. Se gastó miles de millones de dólares en adquirir todas esas cajas. No es solo lo de las cajas, sino la gente que trabajó en eso, la gente que se contrató para poder entregar las cajas. Se demandó mucha logística, mucha sobrecarga al equipo municipal, del lugar beneficiado y la necesidad es ahora. Cuando uno tiene hambre es hoy que tiene hambre. Cuando uno tiene necesidad de comprar algo para alimentar a su familia es ahora. Creo yo que tendría que haber entregado un bono  equivalente al valor de la caja, para ayudar a los negocios de barrio también.

-¿Le ha gustado la forma en cómo ha manejado la situación el alcalde, en el sentido si ha  involucrado en las decisiones a otros estamentos del municipio, como al concejo municipal?

-Eso va a depender del tipo de consejo que se tenga en el municipio. Orgánicamente, el concejo municipal es una institución que supervisa, vigila y fiscaliza la labor del alcalde. Por lo tanto, el alcalde tiene carta ancha para hacer su plan de proyecto su gestión propia, sin necesidad de la consideración de nosotros los concejales. Meras sugerencias y meros comentarios que no pasan de eso. Por lo tanto, las decisiones recaen en él. A nosotros nos toca fiscalizar si se están haciendo mal o bien las cosas como él las dijo, por ejemplo.

-Pero eso es bueno o malo en un periodo de emergencia.

-Yo creo que debiera ser más participativo. Pero lo que nos amarra en este caso no es el alcalde siquiera, es la ley. La ley orgánica municipal.

LA DECISIÓN FINAL LA TOMA EL ALCALDE

-Pero hay cierto tipo de liderazgos que, si bien es cierto, está la ley de por medio, adhieren a cierto tipo de propuestas de algunos concejales. Se ha visto en otras comunas que así se ha trabajado.

-Sí, pero va a depender del edil. Nosotros podemos conversar mucho de un tema, pero no pasa más allá de una conversación. La decisión final la toma el alcalde.

-Conforme él lo estime mejor para la comuna. Lo ha hecho bien, ¿o no?

-En todo orden de cosas hay aciertos y desaciertos. Nadie es eterno y absoluto en algo. Hay cosas que uno piensa que pudo hacerlo mejor. Pero ahora los resultados se están viendo en la calle.

-Puente Alto va encaminado hacia dos meses en cuarentena. ¿Hasta cuándo puede soportar el puentealtino este confinamiento?

-Difícil, porque no lo está sobrellevando bien. Insisto, ha bajado la cantidad de gente afuera, pero no está siendo empático con la gente. No lo sé. Vienen meses muy complejos, se extendió el estado de catástrofe hasta septiembre. Hasta el 15 de septiembre en confinamiento, eso es mucho. Es mucho para cualquiera.

-Hasta septiembre está el estado de excepción no el confinamiento. Son dos cosas distintas.

-El estado de excepción con limitación de desplazamiento y las cuarentenas. Yo creo que no va a cambiar. Estamos con cifras similares a las de Europa. La situación lejos de mejorar pareciera, no quiero sembrar el pánico ni ser profeta de un desastre, pero así como vamos, con el comportamiento tanto individual como empresarial…

-Hay empresarios que están obligando a los trabajadores a ir a trabajar cambiando los giros. Cuando incluso hay autoridades que no están respetando las medidas de seguridad y sanidad, es bien difícil que la clase media y trabajadora haga caso. Entonces si seguimos

en esta línea la verdad es que no es muy esperanzador. Y nos vamos a tener que aguantar más semanas de cuarentena y nosotros no estamos

preparados, ni nuestros centros de salud. Ni los padres están preparados para convivir con sus hijos.

-Respecto de ese tema, ¿el año escolar se cierra con algún tipo de nota virtual o trabajos virtuales?

-Si fuera ese el caso, me parece injusto con aquellos que no tienen internet. Porque hay un porcentaje de alumnos que no tienen acceso a internet. Hay gente que no tiene un computador en su casa. Tienen que imprimir las guías para entregarla a sus hijos. Pero si me dicen que van a dar por cerrado el año me parece muy lógico. Porque de aquí a agosto la cosa va a continuar igual.

Pero si se va a dar por cerrado el año, también tendría que hacerse una consideración para aquellos alumnos que no han tenido acceso a clases virtuales. También tengo entendido que se iban a suspender las repitencias. Nadie puede repetir este año por las condiciones que estamos viviendo. Son medidas que tienden a mejorar esto, pero en ningún caso se pasa a llevar el derecho de un alumno. Si el alumno no tiene acceso a internet y no se puede conseguir las guías de estudio no le puede sancionar. Yo creo que las clases presenciales de aquí a agosto no van a volver.

-¿Usted haría alguna consideración para los jóvenes que están en cuarto medio?

-Habría que evaluarlo.