La Cámara de Diputadas y Diputados aprobó el proyecto de ley que propone una Pensión Garantizada Universal (PGU), con el financiamiento del impuesto a los grandes patrimonios, también conocido como impuesto a los “súper ricos”.

¿Qué pasó?

130 parlamentarios en sala estuvieron a favor de la iniciativa, mientras que en el caso del impuesto a los “súper ricos” para su financiamiento  se obtuvo con 98 votos a favor  y 29 en contra.  Cabe indicar que a solicitud de la cámara se realizó una votación separada del proyecto en general y su financiamiento.

La idea original  presentada por el Gobierno de Sebastián Piñera proponía una Pensión Garantizada Universal (PGU) de 185 mil pesos para todos los adultos mayores de 65 años y que pertenezcan al 90 por ciento de la población más vulnerable.

¿Cómo se quiere financiar?

Para financiar este gasto fiscal se proponía que un porcentaje lo pagaría el Programa Financiero que está contemplado en la Ley de Presupuestos 2022, otra el Fondo de Reserva de Pensiones, y el resto con exenciones tributarias.

Desde la oposición se estima  que este último punto es insuficiente y que se requiere de un ingreso permanente, como el impuesto a los “súper ricos” u otras alternativas.

Este impuesto a las grandes fortunas había sido rechazado anteriormente en la Cámara de Diputadas y Diputados, aunque fue repuesto en el Senado, donde aún espera por ser discutido.

Tribunal constitucional

Desde el gobierno incluso hicieron reserva de constitucionalidad en contra de la indicación que propone el impuesto a los “súper ricos”, por lo que acudirán al Tribunal Constitucional si este se aprueba. 

La norma aprobada en particular en la cámara baja ahora debe ser analizada por el Senado y se espera que el gobierno y la oposición lleguen a un acuerdo sobre cómo financiar el proyecto.