Debido a la emergencia sanitara de la pandemia, los comerciantes callejeros legales de Av. Concha y Toro -cercanos a la Plaza de Puente Alto- tuvieron hace unas semanas que cambiarse  a la vereda de enfrente (oriente) para así evitar aglomeraciones y posibles contagios.

Muchos de ellos se quejaron de esta decisión, pues sus ventas bajaron considerablemente, dado que donde se les había emplazado el tránsito de personas no era tan constante, lo que incidía negativamente en sus labores diarias. 

A esto, se sumó la proliferación del  comercio ambulante ilegal justamente en donde ellos estaban antes, lo que los perjudicaba aún más.

Recientemente, los comerciantes volvieron a ocupar la vereda poniente. “Esto fue posible gracias a una gestión con el alcalde Germán Codina. Él había tomado esta medida por lo del Covid, desde que Puente Alto entró a la fase 2. Sostuvimos una reunión con él, y a través del diálogo, se acordó que podíamos regresar a nuestra ubicación original”, señala a PALD Ricardo Santis, dirigente de los comerciantes de Av. Concha y Toro.

Sigue leyendo en nuestra edición impresa.