En estricto rigor, serán sancionados los ciudadanos que arrojen en la calle cualquier tipo de elemento de protección sanitario. Las multas podrían superar el millón de pesos.

¿Qué pasó?

Hasta 30 UTM (casi 1 millón 200 mil pesos) podría llegar a pagar alguien que tire mascarillas a la calle. Así quedó establecido en un proyecto de ley recién aprobado que castiga a quienes boten elementos de protección sanitaria como guantes quirúrgicos, escudos faciales, antiparras, batas y delantales impermeables en ciertos lugares de acceso público.

La iniciativa se aprobó en su último trámite por 122 votos a favor y 2 abstenciones. Con ello, la propuesta quedó en condiciones de ser promulgada como ley de la República.

En concreto, quedará prohibido botar en la vía pública, en bienes de uso público, en sitios eriazos y en lugares de acceso al público, elementos de protección personal sanitario.

Se entiende por esto, los mencionados anteriormente, además de escudos faciales, antiparras, batas y delantales impermeables. Los últimos fueron agregados en las modificaciones hechas en el Senado.

¿Valor de la multa?

Según lo informado por la Cámara, quienes arrojen mascarillas o materiales parecidos en la vía pública, serán sancionados con una multa de hasta 20 UTM (casi 1.200.000 pesos).

Esta será aplicada por el Juzgado de Policía Local de la comuna en que se produzca la infracción. Para la determinación de la multa se considerará la conducta anterior del infractor, la cantidad de elementos arrojados y la capacidad económica del mismo.

La duración de la ley será desde su publicación en el Diario oficial, hasta 120 días luego del término de la alerta sanitaria dictada por el Minsal.