El Licenciado en Ciencias Jurídicas, ex candidato constituyente Mapuche por la macro zona central y miembro de la organización Trawün Puente Alto, se refiere a la elección de Elisa Loncón y su relevancia para los pueblos originarios.

Los 155 miembros de la Asamblea Constituyente eligieron este domingo y de junio a Elisa Loncón, una mujer indígena de 58 años, para presidir el órgano que creará la nueva Carta Magna, la que debe sustituir a la actual.

Loncón, profesora, lingüista y activista mapuche -la etnia indígena mayoritaria en Chile- fue elegida por mayoría absoluta (96 votos) en segunda vuelta en la sesión inaugural de la Convención.

Alihuen Antileo Navarrete, perteneciente la etnia Mapuche, Licenciado en Ciencias Jurídicas, puentealtino, ex candidato constituyente por la macro zona central, miembro de la organización Trawün Puente Alto, quien ha dictado charlas sobre derechos de los Pueblos Originarios en 9 países y en más de 15 universidades en Chile, es cercano a Loncón, y se muestra feliz y orgulloso por su designación como presidenta de la Convención Constituyente.

Con Elisa nos  conocemos hace 20 años. Venimos de un ‘tronco’ familiar, del mismo territorio, ella es Loncón Antileo de hecho (…) Acá en Santiago,  hemos trabajado en conjunto por el tema de la revitalización de la lengua Mapuche. En octubre del 2019 íbamos a realizar un Congreso sobre los derechos lingüísticos de los  pueblos originarios, el que quedó inconcluso producto del estallido social, y después  nos encontramos  precisamente en la calle, convocando a la gente a marchar, y a presentar una plataforma de solución a la crisis, en donde asomaba la creación de una Asamblea Constituyente, de carácter paritaria y plurinacional.  En eso estuvimos trabajando cerca de un año,  presentando propuestas. Tras todo lo que pasó, y con la designación de los  escaños reservados en la Convención, nos reencontramos una vez más”, señala Antileo.

“UNA DEMOCRACIA DISTINTA”

-Que una mujer, Mapuche, fuera electa presidenta  de la Convención Constitucional, ¿qué mensaje envía a la ciudadanía?

-Con el arribo de Elisa Loncón a la presidencia de la Convención se marca un hito. La relevancia de esta designación responde a que el pueblo Mapuche ha estado marginado de los espacios institucionales, ha sido invisibilizado prácticamente. Es la  primera vez que existe un cuerpo colegiado que va reescribir el nuevo  contrato social, y que uno de nosotros, en este caso Loncón, asuma la presidencia tiene ese valor simbólico, pues viene en parte a reparar  la discriminación de la que hemos sido objeto durante siglos. Por lo tanto, desde ese punto de vista creo que la mayoría del pueblo Mapuche ve este hecho con muy buenos ojos, es una señal de una democracia distinta que se empieza a construir, de mayores posibilidades de participación.

Revisa entrevista completa en nuestra edición digital: