La Asociación Gremial de Consumidores y Usuarios de Chile (Agrecu) presentó una demanda ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) por el caso de la colusión del precio de los pollos que involucró a tres cadenas de supermercados.

La agrupación solicitó indemnizar a cada chileno con una suma de $50.000 por la colusión que afectó a los consumidores. Uno de los argumentos de Agrecu, sostiene que “tiene por finalidad la reparación íntegra de todos los daños que los consumidores del país sufrieron a causa de los actos que han atentado contra las normas de la libre competencia en los que incurrieron las empresas demandadas, al pactar un acuerdo entre competidores consistente en establecer cuotas en la venta de pollos, con la consiguiente alteración de precios que debieron soportar los consumidores afectados”.

En la acción legal, se pide que sean las cadenas de supermercado involucradas las que se hagan cargo que en este caso corresponden a  Walmart, Líder y otras tiendas, Cencosud, Jumbo y otros comercios, y SMU, de Unimarc y otros supermercados.

La colusión de originó entre el 2008 y 2011, cuando las cadenas de supermercados decidieron fijar precios a la carne de pollo, mediante sus proveedores. En total la sanción supera los $16 mil millones.