Con dos detenidos culminó un procedimiento desarrollado por carabineros de la 66ª Comisaría Bajos de Mena, que descubrió  un inmueble en que desmantelaban un vehículo que registraba encargo vigente por robo. En las indagatorias se hallaron una cantidad indeterminada de especies de vehículos cuyo origen es investigado por personal especializado.

Personal de la Sección de Investigaciones (SIP) de la  mencionada unidad policial desarrollaba diversas labores por el surponiente de la comuna, cuando a través de un comunicado radial se les informó de denuncias relacionadas con la presencia de un sujeto que, mediante el uso de una galleta, estaba desmantelando la carrocería de un vehículo Kia, modelo Frontier,

A raíz de lo anterior, la patrulla se dirigió a calle Vivaldi con Cafernaum, confirmando la presencia de un hombre que cortaba la carrocería de un vehículo de color blanco, con las características descritas en la denuncia.

Carabineros descendió del vehículo policial con sus elementos identificatorios, momento en el cual el individuo se percató de su presencia. Según se describió, luego de dejar la galletera en el piso, emprendió la huída hacia el interior de un domicilio particular, dejando  el portón de cierre exterior abierto.

Efectivos de la SIP salieron tras de él, pero verificaron que tras subir al segundo piso escapó los techos de la viviendas vecinas. Lo anterior permitió a los policías hallar una cantidad importante de piezas y partes de diferentes vehículos. Estos estaban en el patio trasero y en el antejardín y de acuerdo al detalle que se informó al Tribunal se trataba de motores, llantas, puertas, parachoques, ventanas  de vehículos de diferente marca y modelo.

En el lugar estaba la propietaria del inmueble, quien señaló desconocer el origen de las especies, aún cuando estaban al interior de su propiedad y desde la casa se utilizaba la electricidad que la galletera. Ella señaló que la persona que había escapado era su esposo, pero a pesar de su intento de desmarcarse, igualmente fue detenida.

Minutos después se produjo la detención de su esposo, quien permanecía oculto al interior de una habitación de una casa vecina, por lo que ambos quedaron a disposición del Juzgado de Garantía en calidad de imputados por receptación.

En las diligencias de investigación se estableció que el Kia Frontier que fue el origen de la diligencia era robado. También se recuperaron otros dos vehículos en proceso de desarme.