Patricio Manzo, artesano “en fierro”,  se dedica a crea figuras y grandes esculturas con materiales reciclados.

De niño Patricio Manzo observaba el trabajo de su padre, artesano en madera y cuero, quien también tenía dotes para el dibujo. De a poco fue aplicando esos conocimientos por una necesidad, pues se las ingeniaba para crear sus propios juguetes –a falta de recursos familiares- a base de plasticina y madera, dando así rienda suelta a su imaginación.

Ese lado artístico estuvo de cierta forma en “hibernación” por un tiempo, ya que al ingresar a trabajar a una empresa de arriendo y maquinarias para la construcción, lugar en que los fierros, tornillos y demás materiales que sobraban de las tareas diarias, y que eran considerados como chatarra, Patricio –quien vive hace más de dos décadas en Puente Alto- los vio como materia prima para crear esculturas.

Mi primera figura fue un Depredador de 2 metros y medio, lo que para mí era un gran juguete”, comenta. “A la gente le gustó mucho, y me pedían que hiciera otras, incentivándome. Fue así como después hice un Alien, un Iron Man, un Quijote de más de 2 metros, a Gokú, etc. todo creado con fierros”, agrega.

Y es que Manzo dice que su niño interior nuca ha desaparecido. Me gustan los superhéroes, las películas de Marvel, y aun veo monitos. Mi infancia nunca se ha ido, y ahora la plasmo en mis creaciones”.

Patricio formó su propia Productora, con la que visitaba  diversos lugares y exponía sus esculturas, concitando la atención de las personas. Asimismo, fue invitado a la TV en varias oportunidades, y entrevistado en radios nacionales. Varios personajes reconocidos han alabado sus trabajos, como “Ruperto” y Arturo Vidal, de quien hizo una representación de su figura de dos metros de altura.

DE HOBBY A FUENTE LABORAL

Lo que nunca espero Manzo, es que su “hobby” por crear figuras y esculturas en fierro, pasaría con el tiempo a ser su principal fuente de ingresos: la empresa en la que trabajaba quebró producto del estallido y la posterior pandemia, “así que comencé a dedicarme 100% a la labor de artesano en fierro. Y la gente me descubrió mucho más a través de redes sociales, ¡y me empezó a ir mejor! Tengo hasta pega,  estoy lleno de pedidos, así que estoy súper feliz. Si bien no soy millonario, me sirve para vivir bien. Además, hago lo que me gusta, y lo disfruto mucho. Es una terapia para mí”.

Los últimos trabajos de Manzo han sido un Thanos de 3 metros (villano de las películas del universo Marvel), y un  Optimus Prime (líder de los autobots), los que están ubicados frente a su hogar, y que causan furor entre los vecinos.

La ultima locura que hice fue un dragón, ¡el que tengo en el techo de mi casa! Quiero aprovechar de agradecer a todos quienes me han apoyado, especialmente a mi familia, que me aguanta que tenga un museo en mi casa”, dice entre risas.

Instagram @manzo_producciones  Facebook: Patricio Manzo Cornejo