La aguerrida joven puentealtina y madre de dos hijos, vivió en carne propia el flagelo de la delincuencia que se ha hecho transversal para los chilenos, detallando lo terrorífico de la situación.

¿Qué pasó?

El día de ayer dimos a conocer el caso policial en que tres delincuentes intentaron quitarle el automóvil a Danitza Moreira, docente y conductora de aplicación de transporte, quien circulaba por las calles de la comuna, al momento de subir a tres jóvenes que simulaban ser pasajeros.

El hecho ocurrió la noche de este miércoles, cuando la profesora de Educación Física, con más de mil viajes en la aplicación, recogió a estos jóvenes que se encontraban en la esquina de calles Los Cernícalos con Nuevo Continente.

Danitza recordó el instante en que los antisociales suben al vehículo: “Cuando entraron al auto me pagaron la carrera, me dieron $3.000. Yo le dije que me la diera después, cuando la aplicación dijera, pero estaban como raros“.

Cabe decir que la afectada mantiene un sistema de seguridad personal, sumado al de la aplicación. Por lo mismo, las cámaras instaladas al interior y exterior revelaron los angustiantes minutos que vivió nuestra vecina, que se reconoce como “muy puentealtina”.

Minutos de terror

Durante el trayecto, el grupo de asaltantes -quienes estaban con mascarilla y gorro- no habló en ningún momento, por lo que la trabajadora comenzó a sospechar.

“En un momento, uno le dijo al otro que llamara a la mamá, pero se notó que nunca habló con nadie. Menos mal ese era un sector conocido mío, yo les preguntaba cosas, pero ellos no sabían nada (…) Yo ya me empecé a asustar”, indicó.

Como conductores de app poseen medidas de protección, e instalan redes de seguimientos vía GPS, para auxiliar a algún compañero que se vea en problemas. “Ahí nos organizamos y vamos hablando a través de radio. Así hemos evitado algunos asaltos hacia nosotros, pero justo cuando yo iba a responder a mis compañeros, uno de ellos (delincuente) me agarró del cuello y me puso la pistola”, rememoró la afectada.

Con extrema violencia, el grupo se bajó del automóvil mientras uno de ellos amenazó a la mujer con un arma de fuego, pero gracias a su rápida acción, logró reportar que estaba siendo asaltada a una central de emergencias.

Es por lo anterior que la conductora de “Didi” vio “la oportunidad de escapar, prendí el auto, porque me lo habían apagado, ahí sonó por los parlantes que me habían contestado de la central, y ellos escucharon, entonces ahí escaparon, solo me robaron dinero en efectivo y yo aceleré“.

“Tenía mucha rabia, como soy profesora, pensamos que lo que menos queremos es tener adolescentes delinquiendo, y lo que más queremos es educarlos”, finalizó.

Se desconoce el paradero de los delincuentes, que al parecer serían menores de edad. Policía de Investigaciones realizó un extenso peritaje al vehículo de la víctima, recabando todo tipo de antecedentes, sobre todo huellas dactilares que lograrán la identificación y posterior búsqueda de los jóvenes criminales.