La nutricionista de la Unidad de Alimentación Central del Hospital Sótero  del Río entrega consejos y recomendaciones en esta materia, en época de confinamiento, en que la ingesta de carbohidratos aumenta su consumo.

La pandemia y el confinamiento han traído variadas consecuencias en las familias y rutinas diarias. Sin duda alguna, lo que más ha cambiado es la forma de alimentarnos, ya que existe un menor gasto energético y una mayor ingesta de carbohidratos: esta combinación, a juicio de los expertos, es muy peligrosa, especialmente para quienes tienen algún tipo de sobrepeso o poseen una enfermedad crónica, como Diabetes o Hipertensión.

Una alimentación equilibrada y la realización de una actividad física, al interior de los domicilios, son claves para mantener un sistema inmunológico adecuado para enfrentar la pandemia de Covid-19 y en general, todas las enfermedades asociadas al periodo invernal que ya se aproxima.

La nutricionista Ximena Zaror, de la Unidad de Alimentación Central del Hospital Sótero  del Río se refiere a la importancia de una alimentación saludable en tiempos de pandemia, sobre todo en estos momentos que la mayor parte de las comunas del país se encuentra en fase 1 (cuarentena), lo que lleva como consecuencia la mayor ingesta de carbohidratos.

– La actividad física ha reducido considerablemente, aumentado mucho el sedentarismo por el encierro, provocando mayor ansiedad en la población, lo que ha llevado un mayor consumo de comida ¿En qué ayuda una alimentación adecuada tiempos de Covid-19?

-En general el llevar una alimentación sana nos va a ayudar a prevenir enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión, la obesidad y patologías cardiacas y algunos tipos de cáncer. El virus atacaba en un principio a personas crónicas, pero hoy lo hace con cualquiera. Además, parte de la recuperación consiste en llevar una alimentación saludable. Por ejemplo, el exceso de azúcar incide en que no se pueda respirar de forma adecuada, pues el azúcar implica un consumo mayor de oxígeno.

            La alimentación sana en general debe ser en base a frutas, verduras, leguminosas, y no necesariamente en el no comer carne, pero sí incluirla en su justa medida por las proteínas, y preferir en lo posible grasas magras. Nuestro sistema inmunológico se verá afectado si estamos mal alimentados, y con las defensas bajas, es más fácil ser presa de enfermedades.

-¿Existe algún tipo de alimento que combata la ansiedad?

-Como un alimento en sí, no la verdad, porque ese es un tema que debe ser tratado de forma multidisciplinaria, pues existen factores sicológicos también en muchos de los casos. Como dato, los chilenos hemos aumentado en promedio 7.5 kilos en pandemia en el 2020, lo que es bastante. Es un tema de voluntad y de organización más que nada, pues si compro papas fritas y galletas y si ando aburrida en la casa, obviamente me las voy a comer… pero si tengo fruta picada en el refrigerador, palitos de zanahoria, de apio, voy a sacar eso porque es lo primero que voy a tener a mano.

Revisa entrevista completa en nuestra edición digital: