Repudio generalizado despertó el ataque a pedradas del que fue objeto el SAPU (Servicio de Atención Primaria de Urgencia) Alejandro del Río ubicado en calle Gandarillas.

De acuerdo a los antecedentes conocidos, los hechos se registraron cuando una persona que participaba de las manifestaciones habría realizado tocaciones a una mujer. Al ser denunciado por la víctima, el sujeto escapó, debido a la reacción de unas 15 personas que salieron tras él.

En su escape, el hombre ingresó al centro asistencial para evitar ser linchado. En ese instante, en su afán de darle alcance, desconocidos comenzaron a lanzar piedras al área de atención Covid-19, generando daños que se concentraron en destrozos en ventanales y parte de la infraestructura del lugar, el que no pudo continuar con su normal atención, la que se reanudó en horas de esta mañana.

El hombre resultó con lesiones en la cabeza y carabineros lo retiró del lugar para investigar las circunstancias que rodean el hecho.

ALCALDE CODINA

Hoy el alcalde de Puente Alto, Germán Codina, condenó los hechos de violencia en el marco de una marcha y manifestación no autorizada.

El edil planteó que “Creemos que no se puede justificar por ningún motivo la violencia. Inclusivo vimos a un grupo de personas que ingresaron al SAPU Alejandro del Río, destruyendo el sector de la atención COVID. Eso va a perjudicar la atención hoy y, por lo tanto, esto es inaceptable. Hay que llamar a la cordura, a la sensatez”.

Codina enfatizó que “uno no ve ningún tipo de demanda detrás. Lo que ha habido es violencia y destrucción” y haciendo un llamado a la autoridad de gobierno dijo: “tiene que haber una respuesta. Esto no puede quedar así”.

“Amanecemos con el centro de Puente Alto destruido. Los paraderos, los espacios públicos y, por lo tanto, tiene que haber una acción por parte del Estado y que la ciudadanía entienda que es distinto manifestarse por demandas que son legítimas, pero de forma pacífica y otra muy distinta es destruir por destruir”, concluyó.

En tanto, el coronel Jorge Miranda de la Prefectura Cordillera de Carabineros, indicó que no vimos hoy ningún tipo de manifestación por alguna situación en especial, solamente hubo destrucción y daños”.

El jefe policial dijo que “Hubo destrucción del mobiliario público y privado, ventanales de un consultorio, señalética, espejos, propiedad privada y pública. El Registro Civil resultó con daños, también la Gobernación y algunos vehículos que se encontraban en el interior”.

Producto de los hechos de violencia tres carabineros lesionados producto de las pedradas y “también algunos detenidos que estamos verificando en este momento”. Se trata de tres personas de 16, 17 y 26 años de edad.

Como balance general hubo daños en oficinas del Registro Civil, de la Gobernación Provincial Cordillera, de BancoEstado, en una estación de servicio y en el mobiliario público.

El ataque al SAMU fue registrado y subido a redes sociales.