Funcionarios y pacientes la veneraron en medio de la pandemia del Coronavirus.

Una de las actividades religiosas más grandes de Chile, la Fiesta de la Tirana, en honor a la Virgen del Carmen, este año no pudo ser celebrada debido a la emergencia sanitaria del Coronavirus, siendo la cuarta vez en la historia de nuestro país que debe suspenderse.

Es por eso que en la Región de Tarapacá, alejados de las comparsas y coloridos vestuarios, se han realizado una serie de actividades a través de internet para que los feligreses puedan homenajar a la “Reina del Tamarugal”, que anoche pese al confinamiento fue recibida con fuegos artificiales en diferentes puntos de la comuna de Iquique.

Pero sin duda que uno de los momentos más emotivos se vivió en el Hospital de Iquique, donde funcionarios de la salud acompañaron una procesión con la figura de la “Chinita”, para que cada uno de los pacientes hospitalizados pudieran también venerarla en tiempos tan complejos, luchando contra el Covid-19.