El procedimiento policial que culminó en la detención de Nicolás Sánchez, de 29 años,   se comenzó a desarrollar en los momentos que carabineros concurrió  a la villa Mamiña, lugar en el que se había denunciado la presencia de un sujeto que efectuaba disparos en la vía pública.

La denuncia precisaba que el hecho se había registrad en la intersección de Río con la intersección del pasaje Estero Leonera, lugar en el que había sido impactado por impactos balísticos una persona, cuyo único antecedente inicial es que había sido trasladado al consultorio Karol Wojtyla.

En el lugar se establece que el herido correspondía a Marcelo I., quien – por antecedentes conocidos en el centro asistencial- había sido atacado a disparos mientras participaba en un velorio.

De acuerdo a la información conocida y que es producto de investigación, al lugar llegó un individuo identificado como Nicolas Sánchez Jérez .  A bordo de un Jeep y en compañía de un número indeterminado de sujetos, buscó y pidió hablar con quién resultaría su víctima.

Tras un breve diálogo el sujeto sacó de entre sus ropas un arma de puño y comenzó a disparar en reiteradas ocasiones en contra de M. I. Una vez que lo hizo caer a tiros, volvió a subir al Jeep de color azul y se perdió en dirección desconocida, no sin antes efectuar otros disparos, según el relato de vecinos.

Según se pudo establecer, el sujeto habría escapado a casa de familiares y las circunstancias del ataque estarían relacionadas con una herencia. Un antecedente no menor es que víctima y victimario eran primos.

Carabineros en base a los antecedentes recopilados acudieron al pasaje Eridano, ubicado en Bajos de Mena, logrando ubicar al sujeto sindicado como autor de los disparos.

Al percatarse de la presencia policial no opuso resistencia y fue el mismo el que habría reconocido su participación en el ataque, justificándolo  en las divergencias surgidas por una herencia familiar.

En ese momento se le intimó la detención , pero no se recuperó el arma utilizada, evento que fue informado a la Fiscalía local de Puente Alto.

El sujeto fue puesto a disposición del Juzgado de Garantía en calidad de imputado por el delito de homicidio, en grado de frustrado, quedando con la medida cautelar de prisión preventiva en el penal de Santiago Uno.

En la audiencia se hizo presente que “la medida cautelar que se informa, ha sido dispuesta con sendas medidas de seguridad en favor del imputado, en orden a salvaguardar la integridad física y síquica del mismo, frente a posibles represalias por parte de los demás internos”, según se detalló.