No todas las historias de amor tienen finales felices y la experiencia de una TENS de 30 años, no sólo quedó con su corazón destrozado, sino que además con una deuda cercana a los 10 millones de pesos

Todo comenzó cuando Nicole conoció a través de “Facebook parejas” a un sujeto de 20 años, que decía ser italiano y heredero de una generosa fortuna, el sujeto que en verdad era peruano y fue identificado como Piero Josep Rosales Robles.

Comenzaron a conocerse de manera virtual y al avanzar las conversaciones el sujeto le dijo que sufría una grave enfermedad y que debía operarse. El problema es que tenía dificultades ecónomicas y a pesar de haberle contado que se desempeñaba como ingeniero en una constructora en Las Condes, no era capaz de solventar los costos de la intervención quirúrgica de la cual dependía su vida. Peor de males había tenido problemas con su padre, quien por lo mismo no lo había apoyar en su pelea la vida y su única compañía y apoyo era una nana peruana a la consideraba como su madre adoptiva, pero que finalmente resultó ser su madre.

Todo era parte de una estafa en curso que la técnico en enfermería, madre de un hijo, no advirtió y conmovida por el relato –con llantos incluidos-  solicitó en avance en efectivo en una tienda comercial, entregándole el monto indicado a su amado Piero. Según la investigación le hizo varios depósitos de cantidades menores, pero en una ocasión le entregó por mano más de 9.5 millones de pesos, según los antecedentes contenidos en la investigación.

Una vez que se produjo lo anterior, nunca más supo de él, salvo un mensaje en el que le indicaba  “Amor si llega a pasarme algo dejaré escrito en mi herencia que tú recibirás el 100% de mis acciones”, según consignó.

Nicole ya convencida que había sido engañada optó por hacer la denuncia que terminó con detectives de la Brigada de Investigación Criminal de Puente Alto con la detención del sujeto que fue puesto a disposición del Juzgado de Garantía por el delito de estafa, quedando en libertad y con medidas cautelares tras su paso por el Juzgado de Garantía. En concreto quedó con arraigo nacional y con la prohibición de acercarse a su víctima.

Con su captura en su casa se encontraron más de $6.000.000 en efectivo, además de dólares, consolas de videojuegos, relojes, topa de marca y tres pistolas a fogueo.

Al respecto el comisario Héctor Gómez, de la Bicrim Puente Alto, detalló  que Piero Rosales era peruano y no de descendencia italiana y que efectivamente trabajaba en una construcción en el sector oriente de la comuna, pero como obrero. También se verificó que vivía con sus padres biológicos

Nicole comentó que “Lo que me pasó es como una tragicomedia pero me da rabia haber sido tan tonta. Quedé con esa sensación, por eso ahora no presto ni $100”. Y agregó que “Quedé endeudada por cinco años, todos los meses voy a tener que pagar más de $200 mil”.

Tras la formalización se fijó un plazo inicial de cierre de investigación de 120 días.