Alexis Villalobos, vecino de Bajos de Mena, desde hace años enfoca su esfuerzos en la ayuda social.

En el sector de Bajos de Mena, en Villa Santa Carolina, vive Alexis Villalobos, quien ha sido la cara visible de muchas cruzadas solidarias que se han realizado en Puente Alto, impulsor por ejemplo, de la “Tuercatón” comunal, evento tuning que recauda dinero para ir en ayuda de la Teletón, al que llegan vehículos de todo Chile.

La primera versión de la Tuercatón fue por allá en el 2014”, comenta Villalobos sobre dicha actividad, la que con el correr de los años fue creciendo exponencialmente, puesto que en un principio tomaba lugar en San Carlos con Concha y Toro -a un costado de la municipalidad-  para luego trasladarse a Cerrillos, a un espacio mucho más grande. Este año incluso salimos en uno de los comerciales de la Teletón”, agrega con orgullo.

Pero la labor de ayuda solidaria de este puentealtino de tomo y lomo, nacido y criado en la capital provincial, se ha acentuado en las diversas agrupaciones en las que ha pertenecido. Hoy, y desde hace 5 años, lidera “Ángeles Guardianes”, que fundó con su señora Jennifer,  en la que junto a voluntarios visitan distintos hogares de niños y llevan ayuda a gente en situación de calle, tanto en Puente Alto como a otras comunas del Gran Santiago.

La ayuda social ha sido el motor de mi vida”, afirma Villalobos. Años atrás, uno de mis hijos sufrió quemaduras y Coaniquem se portó un siete con nosotros. Desde ahí que nace esta motivación de ayuda al prójimo, que ha continuado con más fuerza incluso con el pasar de los años”.

Desde hace un tiempo, Alexis es el presidente del Persa Cordillera, que este 2021 cumplió 24 años de vida, en el cual también ha desarrollado labores de ayuda para con sus compañeros. Cuenta que recientemente realizaron una coleta para una locataria que padecía de cáncer a la tiroides. “¡Ella no nos había contado nada! A mucha gente no le gusta contar sus problemas, creen que son una ‘molestia’, y al contrario, nosotros estamos para eso, para apoyarnos los unos a los otros. ¡A mí me gusta luchar por mi gente!”, indica emocionado. Siempre he sido de la idea que si uno obra bien. Diosito te devuelve el 100%”, añade.

SIN BAJAR LOS BRAZOS

En junio del pasado año, sin embargo, Alexis vivió una de las situaciones más traumáticas  de su vida, justamente mientas desarrollaba labores de ayuda social, la que incluso fue cubierta por la TV abierta posteriormente. En plena pandemia, tipo 11 de la noche, estábamos con una persona en situación de calle, junto a un voluntario de Radio 7,  por el sector de Serena con Gabriela, cuando dos sujetos nos abordaron y uno de ellos pone una pistola en la cabeza, y me dice que le entregue mi auto. Atiné a tirar las llaves a la carretera, pero igualmente se llevaron los equipos, cámaras, con las que andábamos registrando para transmitir en vivo”, recuerda.

Quien más sufrió por esta situación fue su pequeño hijo -quien también lo ha acompañado en estas actividades- al ver que la vida de su padre corrió peligro. Pese a este incidente, Alexis no bajó los brazos, y al tiempo volvió  a retomar su trabajo solidario: pese a lo fuerte que fue dicha experiencia, ésta no logró amedrentarlo.