Allanamientos desplegados simultáneamente en las ciudades de Santiago y Molina, logró detener a más de 20 personas que se dedicaban al robo y clonación de placas patentes de vehículos. La empresa que cooperaba en el complot, es un servicio de lavado de autos perteneciente a la comuna, ubicada en los estacionamientos del centro comercial Espacio Urbano, en Avenida Concha y Toro #1315.

¿Qué pasó?

Un año de investigación de un arduo trabajo por parte de Carabineros, para desbaratar una banda delictual especializada en sustraer y posteriormente clonar las patentes de diversos vehículos, para llevar a cabo la comercialización en la región del Maule.

Fueron 16 domicilios que se investigaron, aprehendiendo a los líderes del grupo criminal, además de otros integrantes chilenos, como también extranjeros.

El extenso reportaje lo dio a conocer Meganoticias.

Servicio de lavado implicado

Un medio que ocupó este grupo organizado, se inicia en un servicio de lavado de autos de esta capital provincial, puntualmente en avenida Concha y Toro 1315, en los patios de aparcamiento del conocido Espacio Urbano.

Lo anterior se transformó en una de las principales aristas de una investigación policial, que estableció la filtración de datos de clientes, los que dejaban sus documentos en la guantera, sin la presunción que serían utilizados para cometer actos ilícitos por los antisociales.

El proceso de clonación de estos autos se hacía mayoritariamente usando datos de vehículos obtenidos a través de esta empresa de lavado.

El fiscal del caso, explicó: “La hipótesis es que ahí se prestaba el servicio, se hacía el estudio para que las características coincidieran con el color, modelo y año con el vehículo al cual se le instalarían las patentes y se le asignaría la documentación”.

Intervención telefónica

En las escuchas telefónicas realizadas por funcionarios policiales, se advierte que un auto clonado en el servicio de lavado y que estaba listo para ser vendido en la región del Maule fue descubierto por un potencial comprador, al presentar patentes deterioradas y dígitos erróneos de motor, o chasis.

La organización criminal adquiría los vehículos a través de los encargos por robo. El persecutor puntualizó: “La mayoría de estos vehículos eran robados y clonadas sus patentes en la Región Metropolitana, y posteriormente eran comercializados en la Región del Maule”.

Cayeron sus líderes

Las efectivas indagatorias, lograron detener a tres de sus líderes en la ciudad de Molina, en la séptima región. Todos actualmente cumplen prisión preventiva por los delitos de robo, receptación y falsificación de instrumento público,

Marcos Contreras Bravo (59), quien estaría participando del negocio hace más de un año; Francisco Norambuena Piñones, un ex carabinero dado de baja en 2020, encargado de internar vehículos a la Región del Maule, otorgándoles otra identidad para luego venderlos; y el último cabecilla de la banda es Francisco Carrillo (38), individuo que mantenía en su casa un automóvil de alta gama, marca Bmw, para su uso personal y que también fue confiscado por presentar patentes adulteradas.

Otros detenidos

Fueron arrestadas 35 personas quienes se asociaban al negocio ilegal, y en Molina -tras otro allanamiento a un inmueble-, fueron detenidos dos ciudadanos de nacionalidad boliviana, además de decomisar marihuana y diversos armamentos.

En el servicio de lavado de Puente Alto, Personal de Encargo y Búsqueda de Vehículos capturó a cuatro trabajadores, y asimismo inspeccionaron la bodega del lugar, lugar donde encontraron patentes falsas y diversos escritos en un mesón, que correspondían a símbolos alfa numéricos para su posterior adulteración.