El único involucrado fue detenido y se verificó que presenta un extenso prontuario.

Una ida al baño del conductor, fue lo que propicio el robo de un microbús con pasajeros desde la intermodal de La Cisterna y que culminó con la detención de un delincuente habitual de 47 años.

Todo ocurrió cuando el chofer se aprestaba a realizar una “vuelta” y mientras subían pasajeros se tomó unos minutos para dirigirse al baño, situación en que la máquina quedó con el motor encendido y las llaves puestas, ocasión propicia para un delincuente que optó por llevarse el bus, con pasajeros.

Según el relato del conductor afectado, al regresar al vehículo a su cargo vio como se movía, pero pensó que la podía haber tomado otro conductor. Al regresar a la oficina verifican por medio de GPS que iba por una calle distinta al recorrido original. Todo con pasajeros en su interior, que un primer momento pensaron que se trataba de un conductor de la Flota.

El dispositivo de posicionamiento satelital arrojó que el vehículo se desplazaba por padre Hurtado, subió por Observatorio y finalmente Santa Rosa, lugar en el que es interceptado y detenido por carabineros. En ese momento uno de los pasajeros forcejeaba con el sujeto.

Producto de lo anterior se produjo la captura y el detenido fue identificado como Pablo Antonio Alveal Rodríguez, 47 años, delincuente habitual que mantiene distintos antecedentes penales en contra de la salud pública, hurto, apropiación indebida, receptación, robo de vehículo, robo frustrado, violación de morada, robo frustrado, amenaza simple y desórdenes públicos.