La interna de 50 años, identificada como Mylene Cartes, padeció durante una semana dolores abdominales. Fue llevada en dos oportunidades a la enfermería del centro penitenciario, suministrándole el profesional de turno, paracetamol; no mejoró, hasta que el sábado 29 de enero fue ingresada de urgencia en el hospital Barros Luco, donde falleció.

¿Responsabilidad?

Familiares de la occisa culpan directamente a personal de Gendarmería, por haber hecho caso omiso a sus constantes peticiones, quien comenzó a presentar molestias el día lunes 24. Cabe mencionar que la imputada se encontraba recluida -bajo prisión preventiva- hacía 11 meses, por el delito de microtráfico de drogas.

Fue así como este sábado, se vio extremadamente descompensada, por lo que la bajaron a una celda aislada. La familia contó que Mylene fue llevada a una celda solitaria, donde fue dejada a lo largo del día. En ese momento habría padecido diarrea y deshidratación. Finalmente es llevada hasta el recinto asistencial, donde finalmente falleció.

¿Qué dijo la familia?

Una sobrina de la fallecida comenta que toda su familia denuncia negligencia médica por parte del personal carcelario, debido a que no tomaron en cuenta la gravedad de la situación, que terminó en un desenlace fatal. “No estamos hablando mentiras. Mire, ahí estaba pidiendo ayuda y no la atendieron, pasaron más de tres días”, sentenció.

Asimismo, una de las internas dio su versión del funesto hecho: “Fue entonces que una de mis compañeras la tomaron y la bajaron para exigir que la ayudaran. Las gendarmes la hicieron caminar sin prestar atención a su sufrimiento y la dejaron morir sin prestarle la atención médica que cualquier ser humano merece”, expresó.

Expresiones de la ciudadanía y del penal

Al día siguiente, un grupo de manifestantes llegó a protestar a las afueras de la Cárcel de San Miguel. Donde también se sumaron las internas, quienes con lienzos en la fachada, hicieron notar su molestia y descontento por la falta de atención médica del recinto penitenciario hacia la víctima.

Una de las reclusas, a través de un llamado a la familia de Milena, señaló: “Cuando nos enteramos que había muerto, nos pusimos a reclamar nuestros derechos”.

Las manifestaciones se fueron complicando en el exterior e interior del recinto; lanzamientos de piedras y un intento de motín, respectivamente, obligaron a personal policial a hacerse presente en las afueras, mientras que al interior de la cárcel, fue gendarmería que debió disuadir la revuelta. No hubo detenidos.

¿Qué dijo gendarmería?

Desde Gendarmería se envió un comunicado para los medios de comunicación, asegurando que “Mylene fue trasladada al hospital Barros Luco recibiendo atención médica, pero su muerte es materia de investigación”.

En tanto, la diputada Gael Yeomans (CS) presentó un oficio al Ministerio de la Mujer: “Vamos a exigir explicaciones a las autoridades correspondientes. No hay justificación alguna para que una mujer estando en la cárcel, no reciba derecho a una salud digna como cualquier persona. Mis condolencias para la familia de Mylene, por su lamentable pérdida”.

Además, el fiscal Renzo Razeto ordenó diligencias a la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones y pidió una autopsia al Servicio Médico Legal (SML).