José Antonio Kast, líder del Partido Republicano, respaldó a Carabineros y además cuestionó que el adolescente -que habría sido empujado al Mapocho por un funcionario policial- haya estado en el lugar. “Nunca sabremos si tenía molotovs u otro artefacto”, afirmó.

Fue en el día de la formalización del uniformado Sebastián Zamora de 22 años, acusado de lanzar al adolescente Anthony de 17 años al Río Mapocho (luego de una invervención policial en el Puente Pío Nono) donde el ex diputado y líder del Partido Republicano, José Antonio Kast, realizó los cuestionamientos tanto al joven puentealtino como al Ministerio Público.

A través de su cuenta de Twitter señaló agregando la imagen que sería parte de una evidencia recogida por Carabienros: “Estas son algunas de las cosas que tenía el joven accidentado en el puente. Nunca sabremos si tenía molotovs u otro artefacto, porque se rompió la cadena de custodia de la mochila. ¿Qué hacía en Santiago Centro un niño de Puente Alto? ¿Por qué usaba máscaras de gases y capuchas?

En ese mismo sentido, respaldó a Carabineros, diciendo que el uniformado “hace poco más de un año está en la institución. El viernes, se levantó a hacer su pega y su única motivación es servir a su Patria y restituir el orden público. No es un asesino, ni salió a matar. Pero la Justicia juzga con la izquierda”.

Ahí fue cuando aputó directamente al juez Jaime Fuica, a la fiscal Ximena Chong y la defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, comentando que “se juntaron todos los activistas de izquierda (…) Sólo faltó Hugo Gutiérrez, el Juez “Rojo” Urrutia y Baradit como testigo. ¿Qué posibilidades tiene el carabinero de un juicio justo?”.

En su cuenta además viralizó el registro que se ha compartido de una testigo en el Puente Pío Nono (que aún no tenía conocimiento de los videos que aparecieron el 2 de septiembre) que refiere que “el muchacho iba corriendo y tenía un piquete detrás, uno de los pacos lo agarra por la espalda y en su desesperación se lanza por el puente, se tira de lado, lamentablemente cae de cabeza”.

Es la misma periodista del despacho, Paloma Grunert, la que lo acusa ahora de manipular sus palabras.

Lamento profundamente la utilización y manipulación de mis palabras como mujer comunicadora y persona defensora de los derechos humanos por parte de la derecha extrema, que no sólo intenta ocultar la responsabilidad de Carabineros en este crimen, sino también deslegitimar el rol de periodistas y comunicadores independientes, como es mi caso”, dijo Grunert en su comunicado.