En misa de Acción de Gracias se oró por las autoridades, por los campos y ciudades, por los trabajadores, cesante, presos y enfermos, entre otros.

Con la presencia de las máximas autoridades de esa comuna, se desarrolló al aire libre y bajos estrictos protocolos sanitarios, la misa de Acción de Gracias por Chile, que lleva a cabo de manera tradicional la comunidad católica de la Parroquia del Santísimo Sacramento, a cargo de su párroco, padre Patricio López Santibáñez.

Durante la santa homilía, el sacerdote a cargo de la ceremonia religiosa, dio gracias a Dios por poder rezar por Chile, y también por todos los que han fallecido durante este tiempo de pandemia, “ha sido un momento duro para todos quienes hemos tenido la tristeza de perder a un ser querido”, expresó, junto con rezar por el personal de salud “que de modo heroico trabaja incansablemente para salvar vidas”, afirmó.

Luego, el padre Patricio López, se refirió al servicio público, “el servir no es faena de seres inferiores, Dios, que da el fruto y la luz, sirve… una forma de servir, siendo el primero, el más importante, puedes ser siendo el soporte, el fundamento, donde se pueda construir”.

Más adelante, el sacerdote, se refirió al templo parroquial Santísimo Sacramento, el cual cumple próximamente 100 años desde que el templo fue erigido como parroquia, siendo antes sólo capilla que servía a la Viña Concha y Toro, “podemos mirar sus muros, los vitrales, sus hermosas vigas, pero qué es lo que le ha hecho mantenerse en pie a través de estos años, luego de pasar terremotos… lo que lo sigue manteniendo en pie son sus cimientos, los cimientos son lo primero, por eso el que sirve muchas veces lo hace en silencio, no para lucirse, sino para ser útil”.

Antes de concluir su homilía, el padre López Santibáñez, habló de la Patria y sus valores que integran la cultura de una nación, “por eso que a veces nos debe preocupar, ojalá que no sea así, cuando se habla de refundar Chile, porque detrás puede estar la idea de arrancar las raíces en la cual se ha cimentado nuestra querida Patria durante más de 200 años, especialmente la raíz cristiana, que le ha dado los valores que hacen grande a Chile, por defender la familia, el matrimonio entre un hombre y una mujer, la vida desde su concepción hasta su fin natural y tantos otros valores…”.

Al concluir, este mensaje a Chile, el sacerdote a cargo de este servicio indicó que hoy “nos hemos posesionado como dueños de un mundo del cual sólo somos administradores porque el dueño es Dios… el enemigo de la naturaleza no es el hombre, como pretenden las organizaciones internacionales con sus leyes abortivas, el enemigo es el pecado que hay en el hombre, que lo hace ser egoísta y soberbio”.

Esta santa misa de Acción de Gracias concluyó con invocaciones, cánticos a lo poeta y peticiones por el destino de la nación, así como también recibiendo el sacerdote pircano el saludos de las autoridades presentes, encabezadas por el senador Manuel José Ossandón, la Delegada Presidencial, Mireya Chocair; el alcalde Jaime Escudero, el concejal Luis Batallé y representantes de la comunidad.