– Un nuevo parque urbano marca el hito de reconstrucción, que se ha desarrollado durante estos casi cuatro años a la localidad de Santa Olga, región del Maule, la cual fue totalmente consumida por el megaincendio de 2017.

– El espacio que destaca por su paisaje, su integración urbana y arquitectura, es parte de los compromisos adquiridos por CMPC con la localidad, a lo que se suma la reforestación de bosque nativo con apoyo de pymes locales, dos sedes comunitarias y un complejo educacional, entre otras.

“El incendio cuando llegó nos dejó a brazos cruzados, llegamos a un lugar donde había cenizas y escombros”, recuerda muy emocionada como si estuviera reviviendo esos trágicos momentos Mónica Sepúlveda, presidenta de la Junta de Vecinos de Santa Olga.

Antes de 2017 Santa Olga era una localidad que pocos conocían que era parte de la comuna de Constitución en la región del Maule, pero luego de ese verano, hace casi cuatro años, se convirtió en el símbolo de la devastación que causó un megaincendio, donde cerca de cinco mil personas que habitaban esta zona fueron testigos de cómo las llamas y los vientos consumían, minuto a minuto, más de mil viviendas y, con ello, los sueños de sus familias.

Hoy, mientras Mónica recorre las calles de Santa Olga comenta cómo ha sido el proceso de reconstrucción, abarcando lo estructural, pero con especial énfasis en restituir la calidad de vida de sus habitantes.

Dotar de la infraestructura básica para las familias de esta localidad fue el punto de partida que unió a autoridades, empresas privadas y a los mismos pobladores. Así se levantaron viviendas, el Liceo Polivalente Enrique Mac Iver, calles, caminos y dos sedes sociales, pero aún faltaba un lugar de reunión al aire libre para las familias de la zona.

Es por eso que hoy se inauguró el Parque Urbano Santa Olga, que CMPC en conjunto con el arquitecto Matías Zegers y la Universidad San Sebastián, realizaron el diseño arquitectónico y construcción del lugar que tiene una extensión de 1,5 hectáreas de superficie. Además, cuenta con una plaza central que conecta al público con senderos, vías que conducen a los visitantes a zonas de juegos, de ejercicios, a un anfiteatro y a espacios de descanso y miradores.

En la ceremonia de inauguración del parque Santa Olga estuvieron presentes el gobernador de la provincia de Talca, Felipe Donoso; el seremi de Vivienda y Urbanismo, Gonzalo Montero; el alcalde de la comuna de Constitución, Carlos Valenzuela; al director regional de Conaf, Roberto Mena; el presidente de Empresas CMPC, Luis Felipe Gazitúa; el gerente general de Empresas CMPC, Francisco Ruiz-Tagle; la directora ejecutiva de la Fundación Reforestemos, Suzanne Wylie; el director ejecutivo de Desafío Levantemos Chile, Nicolás Birrel; y el exsubsecretario de Obras Públicas y ex Coordinador Nacional para la Reconstrucción de las zonas afectadas por los incendios forestales de 2017, Sergio Galilea.

El presidente de Empresas CMPC, Luis Felipe Gazitúa, explicó que “para nuestra empresa, ser parte de la reconstrucción de Santa Olga es un hecho concreto que grafica nuestro compromiso con nuestros vecinos, especialmente en momentos tan complejos como este. Durante estos años hemos admirado la capacidad resiliente de los vecinos para salir adelante y volver a levantarse después de una tragedia como esta. Para nosotros es un orgullo haber podido llevar adelante este lindo desafío de la mano de la comunidad”.

“Cuando dijimos que teníamos que hacer de la tragedia una oportunidad, nunca nos imaginamos que íbamos a alcanzar un nivel de reconstrucción tan importante como el que hoy día vive Santa Olga. Con la llegada de tantas empresas, especialmente CMPC, que fue el primero en mandar un mensaje positivo. Donde estamos aquí parados, con un parque que nunca nos imaginamos, es sinónimo de alegría y un gran ejemplo para el país. Esto es asociatividad, creernos el cuento, es responsabilidad social empresarial de manera tangible y de una forma tan linda como esta”, explica Carlos Valenzuela, alcalde de Constitución.

El parque cuenta también en su explanada con una gran pasarela de madera de 5 metros de ancho y 80 metros de largo, que remata con una saliente de 40 metros de altura que mira la quebrada del río Purapel. Sumado a esto, el diseño paisajístico es una de las características distintivas de este espacio que tomó plantas y hierbas recuperadas. Zegers explica que en los parques siempre hay situaciones distintas que uno se va encontrando, lugares más íntimos “con la diferencia que estos lugares en el proyecto son jardines íntimos de las casas que existían antes del incendio”.

Plan de incendios

Durante la ceremonia se plantaron simbólicamente árboles nativos de la región, pues el Parque se reforestó también con estas especies provenientes del vivero Carlos Douglas de CMPC, ubicado en la región del Biobío.

Esta última etapa contó con el apoyo de la comunidad. “Nos juntamos aquí a ayudar y a cooperar, el día de mañana ver ese arbolito y decir: aquí estuvimos nosotros y ayudamos a hacer esto”, asegura Mónica Panchilla, vecina de Santa Olga. 

“Esto es espectacular. La gente en la temporada de verano se va a venir aquí con sus mesitas a la orilla del río, a comerse un asadito” dice Marta Rivera, vecina de Santa Olga, quien valora el hecho que el parque se haya ido formando de la mano con los lugareños del sector.

El énfasis de seguir extendiendo la plantación de bosque nativo en la región pasa porque tal como quedó demostrado en este siniestro que impactó a la región, los incendios afectan a todos y no distinguen especies.

Por ello, en la ocasión CMPC firmó un convenio con la Fundación Reforestemos para ayudar a proteger el medioambiente, la biodiversidad y el cuidado y preservación de la vegetación nativa.

La directora ejecutiva de la Fundación Reforestemos, Suzanne Wylie, señaló que “el cambio climático ha significado un evidente incremento en los riesgos de generación y propagación de incendios forestales, los que afectan fuertemente al patrimonio natural de todos, sin discriminación alguna. Como Fundación Reforestemos, estamos convencidos de que la colaboración multisectorial es clave para prevenirlos, donde cada actor aporta con su experiencia y expertiz”.

Por su parte, Luis Felipe Gazitúa, presidente de Empresas CMPC señaló que “en CMPC tomamos los compromisos muy en serio, al igual que lo hacemos con la dura tarea de prevenir y combatir los incendios rurales, así como en la recuperación y restauración de las zonas afectadas por ellos. Un ejemplo vivo de esto es la Reserva Los Ruiles, donde nuestro equipo silvícola ha trabajado arduamente en su recuperación, incluso duplicando su superficie y superando a la fecha las 300 hectáreas de zona protegida en la región del Maule”.

También el ejecutivo aprovechó la oportunidad de anunciar el plan de incendios de la compañía para la temporada 2020-2021, el que contará este año por primera vez con una brigada forestal central que tendrá como base operativa la región Metropolitana. Esta brigada central estará a disposición de las emergencias y además realizará actividades de prevención y educación para que la ciudadanía ayude a proteger los parques y cerros metropolitanos.

A esto se suma que CMPC seguirá colaborando en el combate de incendios con más de mil brigadistas y una veintena de aeronaves.