La mujer había sido objeto del ataque en que fallecieron cinco personas.

Con presencia policial importante ya que se consideraba un “funeral de alto riesgo“, se realizó el velorio y funeral de Doris Padilla Reyes, quien falleció a consecuencia de un ataque a disparos de la que fue objeto mientras permanecía al interior de un domicilio del pasaje 31, de la población Carol Urzúa.

La despedida, hasta el despacho de la información, se desarrolló en absoluta calma en el pasaje 7, pero con presencia permanente de carabineros que están desplegados en las inmediaciones.

El funeral propiamente tal estaba programado a las 11:30 en el Cementerio Parque Los Prados, por lo que cerca de las 11:00 salió el cortejo en dirección al camposanto, lejos de los cánones que se han conocido de funerales de alto riesgo, produciéndose la despedida en el cementerio sin desórdenes.

Cabe destacar que el domingo 5 de agosto, al caer la noche, se produjo el ataque a la “Doris”.

Ese día, pasadas las 19:00 horas, la mujer de 29 años se encontraba al interior de un domicilio, propiedad interior, hasta donde llegó un solitario pistolero.

El hombre que cubría su rostro, percutó una serie de disparos, alcanzando a la “Doris” en la zona del cuello. Si bien estaban otras jóvenes, el objetivo era “La Doris” y sus acompañantes resultaron ilesas.

Sus cercanos la trasladaron inicialmente al consultorio Alejandro del Río y por su gravedad derivada al Hospital Sótero del Río, centro asistencial en el que estuvo en riesgo vital. El jueves 9, por la tarde, los especialistas decretaron su muerte cerebral y se abrió la posibilidad de desconectarla de la ventilación mecánica.

Tomada la decisión se registro el deceso esta semana y sus cercanos organizaron su despedida en la población que la vio crecer.

La “Doris” fue objeto de la balacera que culminó con la matanza de cinco personas, incluida su madre, todo después de sostener una pugna con una mujer conocida como “la Mona”, en lo que habría sido una pugna territorial por la venta de drogas.

Un día antes de ser baleada “La Doris” se le sindicó como la autora de los disparos que alcanzaron a una joven del mismo sector.