La imputada mantenía un prontuario policial por delitos de robo y hurto. Una de sus causas figuraba en el Juzgado de Garantía de Puente Alto.

¿Qué pasó?

Afortunadamente, un jefe de operaciones  de una sucursal  bancaria en Linares, evitó el delito de robo en su lugar de trabajo, tras dudar de una mujer que indicaba ser clienta, que intentaba cobrar un cheque por 4 millones 300 mil pesos.

Por lo mismo, se comunicó con la Brigada Investigadora de Delitos Económicos (BRIDEC), dando cuenta de la situación. Los detectives comprobaron que la mujer de 56 años portaba un documento de identidad falso y que tenía antecedentes policiales.

Una vez en el lugar los investigadores policiales ratificaron que la imputada quería engañar al banco con un carnet robado y que habría falsificado la firma de la clienta, siendo detectada al momento de poner su huella dactilar en el lector biométrico.

“Trabajaba” en nuestra comuna

Además, los oficiales policiales al revisar el sistema computacional, se percataron que la mujer poseía una orden de detención vigente por hurto simple del Juzgado de Garantía de Puente Alto y antecedentes policiales por otros delitos.

Finalmente, los antecedentes fueron informados a la fiscal de flagrancia, quien, con la valiosa evidencia proporcionada por los investigadores policiales de la brigada especializada, instruyó a los detectives poner a la detenida a disposición del Juzgado de Garantía de Linares para su control de detención.

En esa línea, el jefe de la BRIDEC Linares, subprefecto Christian Alarcón, realizó un llamado a la comunidad para cuidar sus pertenencias y evitar ser blanco de estos fraudes.