La víctima llamó al 133, fingiendo solicitar un pedido de sushi a su domicilio, debido a estar sufriendo una agresión sexual de su expareja.

¿Qué pasó?

Un hombre fue detenido en la comuna de Santiago luego que su expareja, una mujer de 20 años, lo denunciara por agresiones de carácter sexual. La joven llamó al 133 de Carabineros y simuló estar pidiendo sushi para evitar que su agresor se percatara.

El hecho ocurrió la tarde de este domingo en la comuna de Santiago y terminó con la detención del agresor, un hombre de 21 años de acuerdo a la información proporcionada por Carabineros.

La llamada de cuenta de la angustia de la joven, en que pide entre lágrimas la comida a su hogar.

Policías caracterizados de repartidores

La funcionaria que contestó el teléfono en seguido detectó que algo raro ocurría, entonces le pidió la dirección y dispuso el envío al domicilio de efectivos de la Sección de Investigación Policial (SIP) de la 2ª Comisaría de Carabineros de Santiago.

Según se informó, personal policial llegó hasta el inmueble caracterizado de repartidor de comida para concretar la detención del denunciado.

El mayor Gorka Verda, comisario de la 2ª Comisaría de Santiago, entregó más detalles de la situación registrada este domingo, al mismo tiempo que destacó la preparación de los funcionarios de la institución.

“Personal de Cenco recibió un llamado de emergencia por parte de una mujer que manifestaba haber sido víctima de una agresión sexual. Ante el temor de ser identificada por parte de su agresor, simuló estar comprando sushi. Esto fue advertido hábilmente por el personal altamente capacitado de Carabineros”, subrayó el oficial.

La Fiscalía Metropolitana Centro Norte dispuso que el aprehendido pase a control de detención este lunes. El fiscal instruyó el trabajo de la SIP, el Labocar y la 35ª Comisaría Delitos Sexuales para el desarrollo de la investigación.