De acuerdo a la Dirección de Transporte Público Metropolitano (DTPM) hay micros que incluso datan del año 2005 y aun así continúan operando. Una cláusula en los contratos, firmada durante el gobierno de Sebastián Piñera, permite su circulación.

¿Qué sucede?

Más de mil micros del Transantiago continúan operativas para el transporte público de personas, pese a que su vida útil ya llegó a su fin, incluso máquinas del año 2005 siguen operando.

Según pudo confirmar el medio escrito The Clinic, la extensión de su uso fue algo que se permitió gracias a una cláusula que se incorporó entre 2019 y 2020 a los contratos firmados por la exministra de Transporte, Gloria Hutt, con las empresas operadoras.

La actual directora de Transporte Público Metropolitano (DTPM), Paola Tapia, denunció que “hemos recibido el legado de un sistema de buses que presenta un deterioro grave y preocupante”.

La autoridad agregó que esta extensión de la vida útil les dejó una herencia con “serias falencias” en cuanto a calidad y seguridad. “Efectivamente tenemos un sistema con buses de una data excesiva, que incluso llegan a los 17 años de operación”, acusó.

“Eso se ha mantenido en zonas periféricas, provocando una segmentación territorial enorme. Si bien existe un 30% con estándar Red, hay un 35% que cumplirá más de 12 años a fin de 2022”, detalló Paola Tapia.

Vida útil

La duración de un bus dependerá de la tecnología de propulsión, desde aquellos que funcionan con diesel hasta los eléctricos.

Los primeros son los que vencen más rápido y se puede medir por su kilometraje o por su edad. Es decir, su vida útil es hasta que completan el millón de kilómetros recorridos o hasta que cumplen 12 años desde su fabricación.

Sin embargo, en la modificación a los contratos de 2019 y 2020, se agregó un párrafo que permite “excepcionalmente” eximir a los buses del Transantiago de su vida útil. El cambio contempla solo a aquellos que tengan las revisiones exigidas por ley, como también por el ministerio de Transportes.

Aquellas micros que tengan deficiencias en el sistema de frenos, la suspensión y las masas (incluyendo llantas, o que  cuyos niveles de emisión sobrepasen el máximo permitido, tampoco podrán seguir circulando.

No es posible modificar esas cláusulas en forma generalizada en el corto plazo, por lo que estamos poniendo foco en desarrollar un plan integral de control y fiscalización para resguardar a los usuarios y usuarias con la seguridad que requiere”, finalizó la directora de DTPM Paola Tapia.