El imputado fue declarado culpable el pasado 6 de agosto, por siete delitos sexuales cometidos en contras de seis víctimas. El fallo del tribunal no dejó satisfecha a su madre, quien señaló: “Esto no es justicia”, agregando que el acusado merecía 41 años de presidio.

¿Qué pasó?

Esta jornada, el Tribunal Oral en lo Penal de Temuco sentenció a Martín Pradenas Dürr a 20 años de presidio mayor en su grado máximo, luego de que el pasado 6 de agosto lo declarara culpable de siete delitos sexuales cometidos en contra de seis víctimas, algunas menores de edad.

La familia de una de las víctimas, Antonia Barra, quien se suicidó tras la agresión, comentó que los 20 años no son suficiente condena para todo el daño causado a las víctimas.

Abogados pedían 41 años tras las rejas

El Ministerio Público, liderado por el fiscal Miguel Rojas, y los abogados querellantes, habían solicitado una pena de 41 años de cárcel. “Esto no es justicia, no hay justicia para ninguna de las víctimas y menos para mi hija que ya no está (…) 41 años era lo justo para todas las víctimas”, dijo tras el anuncio, la mamá de Antonia Barra, Marcela Parra.

El juez Leonel Torres aseguró en la instancia que el fallo completo está contenido en 730 páginas. Sin embargo, en esta jornada se leyó una versión resumida donde es individualizado como autor de de los delitos de abuso sexual y violación.

Parte de la condena

El juez leyó “Se lo condena entonces a la pena única y total de 20 años de presidio mayor en su grado máximo, y a las accesorias de inhabilitación absoluta perpetua para cargos, oficios públicos y derechos políticos, la inhabilitación absoluta para profesiones titulares, mientras dure la condena y el pago de las costas de la causa”.

Esta pena deberá cumplirla efectivamente privado de libertad en el Centro Penitenciario de Gendarmería de Chile que se determine, “sirviéndole de abono los días que ha permanecido bajo la medida de arresto domiciliario total, desde el 22 al 24 de julio de 2020, luego sustituida por la de prisión preventiva con fecha 24 de julio 2020”.

Cada uno de estos delitos fueron perpetrados por el ahora sentenciado Martín Pradenas entre noviembre de 2010 y septiembre de 2019, en la ciudad de Pucón. El primero en salir a la luz fue el de Antonia Barra, quien no resistió haber sido atacada sexualmente, suicidándose tres semanas después del hecho; a raíz de la repercusión que causó a nivel nacional, las otras víctimas también lo acusaron ante la justicia.