En su aniversario 85, la presidenta de la Cruz Roja Chilena filial Puente Alto reflexiona sobre la importante labor de la entidad en la comuna, así como de los desafíos en pandemia y el futuro de la institución.

La Cruz Roja Chilena es una Institución Universal Humanitaria, esencialmente voluntaria, autónoma e independiente tanto en el orden político, administrativo y religioso, auxiliar de los poderes públicos en situaciones de carácter humanitario.

Son largos años de vida Institucional en el país manteniendo vivo y con más fuerza el Espíritu Humanitario que dejó Vittorio Cuccuini Nannelli, quien llega a Punta Arenas a crear el “Cuerpo de Asistencia Social”, el primer Servicio de Ambulancias de Chile un 18 de diciembre de 1903.

En Puente Alto, la filial de la institución de ayuda humanitaria se funda el 5 de septiembre de 1937, por lo que recientemente celebró su aniversario 85, años en que ha realizado una loable acción de ayuda humanitaria y social, siendo muy valorada por los vecinos y vecinas.

Su presidenta, María Iris Jorquera, lleva 7 años al mando de la Cruz Roja Chilena filial Puente Alto, contabilizando eso sí 25 años de trabajo de voluntariado. “Comencé en Pirque, donde estuve cerca de tres años, y llego después a Puente Alto, primero como Directora de Bienestar Social (…) Siempre tuve, de niña, ese espíritu de ayuda al que más lo necesitaba, lo que he podido canalizar en la filial en todos estos años”, comenta Jorquera a PALD.

Revisa entrevista completa en nuestra edición digital: