La presidenta del Sindicato de Trabajadores Independientes de Transporte Escolar Puente Alto (SITEPA), se refiere a la vuelta a sus labores tras dos años –tras el anuncio de la obligatoriedad de las clases presenciales- en los que no pudieron ofrecer su servicio a la comunidad producto de la llegada del Covid-19 al país. 

Solo un par de semanas llevaba el mes de marzo de 2020 cuando la pandemia del Covid-19 llevó a serias restricciones en todo el país. Uno de los rubros más afectados fue el de los transportistas escolares, que debido al cierre de colegios y la llegada de la modalidad online vieron sus servicios totalmente cancelados.

Hoy, tras dos años, los “tíos” y “tías” del transporte escolar se aprestan a retomar sus labores, pues el Gobierno informó hace un par de semanas que se retomarían las clases presenciales en los colegios a nivel nacional, estableciendo como fecha la entrada a las aulas el miércoles 2 de marzo: una noticia que sin duda les trajo esperanzas de que este 2022 las cosas comenzarán a mejorar para su rubro, que se vio tan golpeado por la pandemia.

En todo este tiempo que estuvimos sin trabajo, el Gobierno solo nos entregó un bono de un millón de pesos para los hombres y otro de un millón 200 mil pesos para las mujeres, esa fue todo la ayuda que recibimos. Eso sí, desde la municipalidad, tuvimos un apoyo constante y eso lo agradecemos muchísimo”, señala a PALD Margarita Ruiz Peña, presidenta del Sindicato de Trabajadores Independientes de Transporte Escolar Puente Alto (SITEPA), entidad que agrupa actualmente a 30 socios.

DE VUELTA AL FURGÓN

-Tras dos años sin trabajo, ¿cuáles son sus expectativas para este 2022?

-Esperamos empezar bien, que sea un buen año, que las mamás y papás manden a sus hijos al colegio. La verdad estamos bien felices,  porque nuestro sindicato y nuestro rubro en general, se vio muy perjudicado con todo lo que ha pasado.

Revisa entrevista completa en nuestra edición digital: