Por su responsabilidad en lesiones y amenazas en el contexto de una situación de violencia intrafamiliar, la Sección de Investigaciones Policiales (SIP) de la 65ª Comisaría de Pirque detuvo y puso a disposición del Juzgado de Garantía, a un hombre que retuvo a su pareja.

Todo se inició luego de conocerse una llamada de una voz femenina al Centro de la Mujer Cordillera. Eran aproximadamente las 12:00 horas cuando la denunciante señaló que se encontraba secuestrada y había sido víctima de agresiones físicas y sicológicas por parte de su pareja, quien era precisamente quien la mantenía retenida bajo amenazas y en contra de su voluntad.

En la comunicación, cuyos detalles fueron puestos en conocimiento de carabineros de Pirque, se conoció que ella, aproximadamente a las tres de la madrugada había sido objeto de golpes, por lo que presentaba lesiones en extremidades superiores e inferiores, en su boca y las zonas íntimas, situación que le había provocado sangrado.

La víctima aseguraba que se encontraba encerrada y que no conocía detalles de la ubicación específica del  lugar en que permanecía, pero si había compartido por la red social whatasapp su ubicación, lo que permitió tener el hilo conductor que finalmente terminó en la liberación de la mujer y de la detención del sujeto acusado como agresor.

De esta forma  los policías acudieron al sector del Callejón “Tata Floro”, lugar consignado en la geolocalización de whattsapp.

En el lugar se montó un amplio operativo de búsqueda y rastreo en el que se sumó personal de servicio de la mencionada comisaría y de integración comunitaria de la unidad policial. También acudió al lugar personal del Centro de la Mujer Cordillera, entidad que recepcionó el llamado telefónico.

La labor dio sus frutos cuando se logró ubicar al sujeto (ya se manejaban las identidades de ambos), cuando funcionarios de la SIP le comunicaron el motivo de la presencia en el lugar lograron detectar que desde el interior de la propiedad salía una mujer.

Él se limitó a decir que estaba todo bien, pero a vista de los efectivos de la SIP 65 ella tenía manifiestas evidencias de agresión, por lo que una funcionaria policial tomó contacto con ella, confirmando que en horas de la madrugada había sido golpeada brutalmente  por su pareja. La Razón: ella le habría manifestado que quería retirarse del lugar.

El sujeto reaccionó muy violentamente y de acuerdo a los antecedentes que son producto de investigación, habría intentado ahorcar a su pareja y la golpeó con pies y puños hasta dejarla inconsciente.

El sujeto también le destrozó sus ropas y algunos enseres que tenía en el lugar, impidiendo que su víctima saliera del lugar.

Al enterarse de la decisión de su pareja el detenido, de quien se dijo que era consumidor habitual de drogas y de alcohol, tomó un elemento cortante (un trozo de vidrio) y comenzó a provocarse lesiones en sus brazos.

Según los antecedentes que se conocen, la denunciante manifestaba verbalmente que se encontraba bien, pero a la vez mostraba las lesiones y se veía en evidente estado de shock.