El  psicólogo, funcionario del Departamento de Calidad de Vida Laboral del Servicio de Salud Metropolitano Sur Oriente, profundiza en algunas herramientas psicosociales y recomendaciones que sirven de ayuda para estimular la felicidad en un contexto de pandemia, guerra y cambios sociales.

La felicidad es uno de los estados de ánimos más gratos que puede experimentar el ser humano y también se trata de una aspiración de vida básica.

Existen muchos momentos que pueden dar felicidad a una persona como tener una mascota y jugar con ella, compartir en familia, salir con amigas o amigos, que gane tu equipo favorito, una nueva propuesta de amor, asistir a un concierto de uno de tus artistas favoritos, entre miles de infinitos motivos que se pueden tener.

Desde el año 2012, la Asamblea General de la ONU determinó que los 20 de marzo de cada año se consideraría como el Día Internacional de la Felicidad, y desde entonces se celebra dicha fecha a nivel global. Es en este contexto, que Luis Castillo, psicólogo y referente de Salud Mental, funcionario del Departamento de Calidad de Vida Laboral del Servicio de Salud Metropolitano Sur Oriente, profundiza en algunas herramientas psicosociales y recomendaciones que sirven de ayuda para estimular la felicidad, en un mundo golpeado por la pandemia, guerra y cambios sociales.

Factores y ranking

-¿Por qué se hace necesario proclamar un día para darle tal relevancia a la felicidad?

La felicidad, así como otros días que también se conmemoran, requiere ritualizarla. Por eso es que  se ha establecido como fecha el 20 de marzo, y  otorgarle de esta forma el espacio necesario precisamente como un  estado importante que debemos cultivar como sociedad, sobre todo en los momentos por los que estamos atravesando hoy día.

Revisa entrevista completa en nuestra edición digital: