En una audiencia de revisión de medida cautelar, el Juzgado de Garantía de Puente Alto, acogió solicitud de los defensores penales públicos, Pablo Villar y Ximena Silva, modificando la prisión preventiva de líder rastafari Dago Pérez por la de arresto domiciliario total.

¿Qué pasó?

Hace un par de semanas Dago Pérez Videla, fue detenido por la detectives de Primera Respuesta de la PDI de Puente Alto, tras la recepción de un llamado telefónico alertando de una plantación de marihuana al interior de la propiedad habitada por el también músico y naturótapa.

En la interevención policial efectivamente se halló una plantación, pero también casi 14 kilos de cannabis sativa, ya cultivada. Por esto el Tribunal decretó la prisión preventiva y por lo tanto su ingreso a un recinto penal.

Cambio de medida cautelar

Tras presentación de peritajes antropológicos referidos a religión, el fiscal de la causa compartió la solicitud de cambio de medida cautelar, tras validar certificados sanitarios y académicos del imputado como naturópata, a lo que se sumaron declaraciones del imputado y testigos aportados por la defensa, produciéndose el cambio de la cautelar más intensa por la de arresto domiciliario total mientras dure la causa.

Cabe recordar que previamente la defensa logró que el imputado pudiera ejercer su libertad de culto mientras duraba su prisión preventiva.

La cautela de garantía interpuesta en favor del activista religioso de 52 años fue en función de  sus creencias y aspectos de presentación, toda vez que profesa el culto rastafari, del cual es uno de sus líderes más conocidos en el país, según se detalló.

Así Gendarmería dispuso de medidas de cuidado en relación con permitirle preservar su pelo, barba y un gorro que cubre su cabeza, los cuales son aspectos propios de su seguimiento al culto rastafari.

La presentación judicial se fundó en el cumplimiento del artículo 19 de la Constitución Política de Chile, el que consagra la libertad de cultos y creencias, toda vez que su pelo, barba y “tam” (tradicional gorro que cubre su cabeza), son parte del culto rasatafari, del cual el imputado es uno de sus cultores y líder en el país.

Igualmente, Gendarmería aceptó disponer de las medidas necesarias para dar cumplimiento con la alimentación de tipo vegana del imputado.