Luis Castillo, psicólogo, referente de Salud Mental Funcionaria del Servicio de Salud Metropolitano Sur Oriente (SSMSO) se refiere en entrevista con PALD sobre este fenómeno, a días del inicio de la estación. 

Cada vez resulta más frecuente que en la época primavera, cuando todo florece, suben las temperaturas, aumenta la luz solar y todos parecieran estar más alegres, se produzca un aumento alarmante en las cifras de personas que intentan suicidarse, lamentablemente, con muchas de ellas logrando su objetivo.

Y es que, según los especialistas, la primavera no es igual para todos. Para las personas que sufren depresión o están pasando por malos momentos, esta condición -que puede ser enfermedad crónica o temporal- se acrecienta en estas fechas, entrando en una crisis que algunos no logran superar.

“Los estudios demuestran que en primavera aumentan los trastornos mentales, lo que lleva a la probabilidad que ocurran suicidios, desde un amplio espectro, desde intentos, intentos consumados, letales, no letales, etc. En algunas personas, que tienen un antecedente previo, psiquiátrico, comienzan a vivir esta experiencia de ‘contraste’, que en el  fondo es comparar como otros están mucho más animados, por el hecho que es una estación asociada al aumento de la temperatura, días soleados, donde la gente se expone más al aire libre, la alegría aumenta, y en ese escenario, las personas revisan su situación personal y esto les genera desesperanza, vacío, un sinsentido de la vida”, señala a PALD Luis Castillo, psicólogo, referente de Salud Mental Funcionaria del Servicio de Salud Metropolitano Sur Oriente (SSMSO).

Revisa entrevista completa en nuestra edición digital: