Al menos dos jóvenes destacaron durante el día por su interés de no quedar al margen de este proceso. Ambos, con recursos propios, regalaron lápices a electores que no los tenían para emitir su sufragio.

El primero de ellos fue Nicolás, quien pensando en que más de alguno podía olvidar el elemento para marcar su preferencia, llevó una caja de lápices pasta azul y en un cartel hecho a mano, escribió: “No tienes lápiz?, te comparto uno”. Y agregó: “A mucha gente se le va a olvidar, hay que irse a la segura”.

Lo mismo hizo Sofía, quien con 17 años, por Ley no podía dar a conocer su opinión en las urnas, pero tampoco quería quedarse al margen de un día histórico. Fue así que tomó una caja llena de lápices, se instaló en el ingreso de un local de votación en el Estadio Nacional y escribió: “Tome uno si lo necesita”.

Indicó que la decisión la tomó la semana pasada al darse cuenta que mucha gente los estaba vendiendo, por lo que los adquirió con la intención de regalarlos. La joven hizo un llamado a todo den su opinión, independiente del color político de cada uno.

Sin duda un ejemplo de civilidad en este día calificado como histórico.