Han pasado 7 años desde la emisión de un capítulo de “En su Propia Trampa” en el cual la protagonista fue una mujer de Puente Alto, quien fue grabada dentro de su hogar sin su consentimiento en abril del año 2013.

En ese entonces 3 profesionales ingresaron al domicilio de la mujer, todo esto acompañados por una asistente social, además de el director de una fundación que presta ayuda a jóvenes vulnerables.

El objetivo del equipo de Canal 13 era grabar a la comerciante en su hogar para mostrar el entorno en el que vivía su hijastro, ya que, según el programa de televisión, la mujer contaba con un “nutrido prontuario policial”.


El problema se produjo porque el equipo que ingresó nunca se presentó como parte de un canal de televisión y realizaron grabaciones ocultas dentro del hogar y que luego fueron emitidas el 30 de septiembre de 2013.

Según la conclusión del Tribunal, se logró determinar que el capítulo del exitoso programa de Canal 13 generó en la mujer “un empobrecimiento importante de su bienestar y salud física y sobretodo mental”. Esto, debido a que en su entorno comenzaron a tratarla de “sapa”, lo cual podría haber provocado actos de violencia en su contra e incluso su muerte.

La defensa de la comerciante indicó que apelarán para aumentar la cifra a 50 millones de pesos.

Previo a esta resolución, se suma una denuncia en el CNTV porque el joven de la grabación fue invitado por un miembro de “En su Propia Trampa” a cometer un robo, tras lo cual lo encerraron en la parte trasera de un vehículo para luego simular amenazas con armas de fuego para que él cambiara su conducta. En esta oportunidad el canal fue multado en 2014 por “vulnerar la dignidad”.

También puedes leer: