Vecinos de Las Bodegas de Pirque están literalmente “en pie de guerra” contra la construcción de una antena de telefonía celular en el sector, la que se encuentra colindante con un jardín infantil y con el Consultorio El Principal, obra de la que nadie les consultó su opinión en relación a su emplazamiento.

¿Qué pasó?

“Hace más menos un mes atrás vimos movimiento en un terreno  que no habita nadie, en el cual hicieron un cierre perimetral, e instalaron cámaras, comenzando los vecinos a preguntarse qué es lo que se iba a hacer. Hicimos las averiguaciones  y nos enteramos que se trataba de una antena de telefonía celular de  grandes dimensiones, sobre los 30 metros”, indica a PALD Patricia Flores, representante de la Junta de Vecinos Las Bodegas de Pirque.

Se envió una carta a la municipalidad, expresando la molestia de los habitantes de Las Bodegas, pues según cuenta Flores, “no se hizo un estudio ni una evaluación en terreno. Se nos respondió que tenían un escaso conocimiento al respecto, pues solo les había llegado la notificación de la construcción de tres antenas en la comuna, siendo ésta una de ellas. Averiguando más, supimos que la empresa no contaba con los permisos correspondientes”.

Lo que más preocupa a los vecinos es la cercanía de la antena al consultorio y al jardín infantil, por los potenciales efectos negativos que la antena pudiera tener en la salud de las personas, siendo los  adultos mayores que habitan el lugar quienes mas han presentado quejas al respecto, así como padres y apoderados.

Paralización de las obras

El pasado viernes 4 de marzo, en horas de la mañana, por orden emanada desde la Dirección de Obras Municipales (DOM) de Pirque, en conjunto con los inspectores municipales, se procedió a paralización de los trabajos de construcción de la antena de telefonía celular.

Al ser fiscalizada la empresa constructora por la Dirección de Obras no pudieron acreditar los permisos correspondientes al no contar con la autorización de la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) y los permisos correspondientes de construcción.

“El  alcalde Escudero se movilizó  con los concejales, así que por ese lado estamos agradecidos.  Si bien la construcción se detuvo, lo que queremos es que se cumpla la ley de antenas vigente en el país, pues ésta no cumple con los requisitos, por lo que lo más lógica es que la retiren”, sostiene Flores.

Consultada la representante de la JJVV sobre a cuántas personas afectaría la posible instalación de la antena de telefonía celular, estima que serían más menos unas 200 familias, que viven en los alrededores. “Lo que estamos haciendo ahora es reunir firmas para su demolición, como forma de presión ciudadana”, concluye.