Al edificio donde fue encontrada la víctima, lo sindican como “del terror”, por existir cinco muertes anteriores, además de trifulcas y agresiones a la orden del día.

¿Qué pasó?

Un hombre fue hallado sin vida durante la primera jornada del día, a eso de las 6:00 horas, en el piso -1 de un edificio residencial de Santiago Centro.

De acuerdo a las primeras pesquisas policiales, el sujeto sería de origen extranjero y de unos 30 años de edad. Vecinos alertaron del episodio, debido al ruido que advirtieron en el subterráneo, presumiendo la presencia de varios sujetos.

El hecho de sangre sucedió en un inmueble ubicado entre las calles Huérfanos con Amunategui, donde la víctima estaba sin vida a un costado de un vehículo, con un número indeterminado de balazos en su cuerpo.

Carabineros y PDI en las primeras indagatorias

Personal de la 3° Comisaría de Carabineros realiza las pericias para aclarar las circunstancias del caso, donde la principal tesis es la del homicidio. La Brigada de Homicidios de la PDI también se hizo presente en el lugar.

El capitán de Carabineros, Sebastián Azolas, indicó que los vecinos escucharon al menos cinco disparos y que, según registros de cámaras de seguridad, serían varios los autores del crimen, los que se dieron a la fuga en dos vehículos.

Por orden de la Fiscalía Centro Norte, se dispuso que la Brigada de Homicidios de la PDI indague lo ocurrido. El comisario Gustavo Saez señaló que el individuo no ha sido identificado, por lo que se desconoce si el asesinado era residente del edificio.

Agregó que se realizan pericias para establecer si también hubo robo de especies a la víctima.

Edificio “del terror”

También este inmueble es denominado como “maldito”, debido a los hechos policiales y de agresiones que cuenta su historial.

En 2013, a una persona de nacionalidad venezolana, individuos lo lanzaron desde un balcón, falleciendo en el lugar; al año siguiente, una niña de 13 años se suicidó tras reunirse con amigos en en el mismo edificio; en 2015, una mujer murió tras ser empujada por su conviviente por el balcón.

Un caso que causó revuelo nacional, dada la ejecución del crimen por parte del victimario,  fue el asesinato de Yiulana Andrea Acevedo. El colombiano Edwin Vásquez Ortiz ultimó y descuartizó a quien era su pareja cuyos restos abandonó en el río Mapocho. Ambos eran de origen colombiano.

Finalmente, en 2017, un repartidor fue encontrado muerto en una bodega del edificio.

Robos, prostitución, peleas y drogas

Pero esto no queda aquí, ya que los residentes también denuncian robos, prostitución, problemas por drogas y peleas. Esto llevó a instalar torniquetes en el ingreso del recinto para evitar el ingreso de extraños, lo que no ha impedido que continúen los problemas.

Inclusive, un conserje fue asaltado en uno de los pasillos. Todos estos hechos han motivado incluso manifestaciones de los trabajadores.