En la región Metropolitana más de 125 familias de la comuna de Santiago, se beneficiaron de esta iniciativa, cuya implementación se realizó de manera virtual.

“Yo quisiera, y es nuestra esperanza, que más niños de Santiago y de Chile pudieran tener acceso a este programa”, dijo Wendy Chaguaceda, una de las familias HIPPY de Santiago.

El 2020 quedará en la memoria del mundo entero como un año diferente, las oficinas se vaciaron y en su remplazo los livings se transformaron en salas de juntas, los equipos de trabajo aprendieron que aun en la distancia siguen siendo eficientes y, por supuesto, los niños ganaron un tiempo valioso con sus padres a causa del confinamiento que trajo la pandemia.

Es en este contexto, HIPPY completó las 30 semanas de actividades preparadas para el trabajo con niñas, niños y sus padres o tutores. En total 550 familias participaron del programa este 2020, cuyo objetivo es fomentar la educación temprana de los menores, siendo los padres sus primeros educadores.

Yajaira Osorio es tutora del programa HIPPY en la comuna de Santiago y participó de la graduación de algunos de sus alumnos y comentó que “este año fue un gran desafío, a pesar de la pandemia pudimos llevar nuestra labor y enseñanza a cada hogar y familia. El desarrollar los aprendizajes para que las madres pudieran ser maestras de sus hijos en casa, a pesar de que no habían actividades escolares, se logró. HIPPY llegó a cada niña y niño”.

Hacer realidad un sueño

Parte de las actividades importantes de HIPPY son las ceremonias finales, donde los niños y niñas que terminan los dos años se gradúan y los que llevan un año son promovidos a segundo. En dichas instancias, las familias reviven todo lo aprendido durante el tiempo y comparten orgullosas los avances de sus hijos e hijas.

El 2020 a pesar del confinamiento que permanece en gran parte de las comunas participantes del programa, los equipos HIPPY quisieron realizar ceremonias de graduación simbólicas a modo de cierre. De esta manera, las tutoras se desplazaron hasta el domicilio de las niñas y niños para entregarles un reconocimiento, por completar las semanas curriculares del programa.

El alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, fue invitado a una de las ceremonias de graduación en el Parque Almagro y se mostró agradecido con la labor que las tutoras y colaboradores realizaron durante el año.

Afirmó que “este ha sido un año muy complejo, que si por algo nos levantamos cada día es por los niños, por las nuevas generaciones, por los nuevos chilenos. Solo queda agradecer, ya que trabajar por ellos, los niños, sin este tipo de programas no sería posible. Muchas gracias a ustedes los colaboradores”.

En la oportunidad, Wendy Chaguaceda, una de las 125 familias que este 2020 participaron de  HIPPY en Santiago, destacó los logros alcanzados por su hijo Álvaro, durante los dos años que participó del programa. “Los avances de mi hijo han sido significativos, sobre todo, en el área emocional, sensorial y cognitiva. Yo quisiera y es nuestra esperanza, que más niños de Santiago y de Chile pudieran tener acceso a este programa”, finalizó.

El gerente de Asuntos Corporativos de CMPC, Guillermo Turner, destacó que “a veces hay muchas críticas hacia las empresas grandes, pero las empresas grandes como CMPC también son necesarias porque pueden hacer grandes cosas y eso es justamente lo que queremos, en este caso, apoyar en donde más se necesita, en los niños y su educación temprana. Así que mientras lo podamos hacer, contando con buenos aliados lo seguiremos haciendo, muchas gracias al equipo que son la parte central del programa”.

Es importante mencionar que la implementación del programa HIPPY partió el año 2018 con un piloto de 37 familias en la Región Metropolitana y hoy abarca cerca de 550 familias de 11 comunas en tres regiones del país.

Carolina Andueza, directora Ejecutiva en Fundación CMPC, agregó que “lo que queremos es empoderarnos, casi como una misión de vida, ser los primeros y más importantes educadores de nuestros niños. Entonces, imaginen este año con un programa de visitas domiciliarias, algo impensado en pandemia, necesariamente debimos adaptarnos, utilizar todas las herramientas virtuales, las tutoras se capacitaron, los cuadernillos con las mamás se transformaron en video llamadas y eso es emocionante, porque significa que HIPPY funciona”.

El programa educativo HIPPY consiste en un plan con 5 actividades semanales, especialmente diseñado para entregar las herramientas y materiales que apoyan la educación de niñas y niños, aplicada por sus padres o tutores legales.