Hermanas de Laura Palacios Medina no han descansado por buscar la verdad en la muerte de la joven puentealtina ocurrida en octubre de 2019. Acusan lentitud en la investigación y que la familia ha tenido que recopilar por su cuenta datos e información que han entregado luego a la fiscalía. 

El caso de Fernanda Maciel volvió a profundizar la pena de sus padres y del resto de sus hermanos. 

Reportaje edición impresa

El 1 de octubre del año pasado Laura Paz Palacios Medina, de 20 años, salió en horas de la tarde desde su casa ubicada en calle Guayacán con el fin de dar un paseo junto a su perro. 

La joven, quien era deportista y fanática del fútbol, no volvió esa noche a su hogar, donde vivía junto a sus padres José e Irma, dos hermanos y sobrinos. 

Desde esa noche comenzó una búsqueda frenética, la que culminó tres días más tarde con el doloroso hallazgo de su cuerpo en el canal Carburera. 

De acuerdo al departamento de Tanatología del Servicio Médico Legal, la causa de muerte de la joven fue “asfixia por sumersión”.

Por otro lado, los primeros peritajes realizados por los detectives de la Brigada de Homicidios de la PDI arrojaron que el cadáver de Laura no presentaba lesiones de participación, de manera violenta, de terceras personas.

Sin embargo, los padres de Laura ni el resto de sus otros seis hermanos (tres de ellas mujeres) están convencidos de esta teoría. 

Todos creen que la joven deportista fue asesinada. Por ello, han desarrollado incluso una investigación paralela, entregando datos e información a la fiscalía. 

“NO LLEGÓ SOLA AL CANAL”

María José Palacios Medina, 29 años, es la voz visible de la familia y está segura que a su hermana le quitaron la vida.   “Sí, nosotros estamos cien por ciento seguras de que acá hay gente involucrada en lo que le pasó a la Laura. Hay gente involucrada. La Laura no llegó sola al canal; algo pasó en el camino, con alguien se topó acá arriba que la hizo bajar”, aseveró la mujer a PALD.

Sigue leyendo en nuestra edición impresa.