Entre otros delitos que se le atribuyen al líder mapuche, se encuentra el robo asociado a madera y usurpación de tierras

¿Qué pasó?

Funcionarios de la Policía de Investigaciones aprehendieron este miércoles a eso de las 13:30 horas en la localidad de Cañete, al caudillo de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), dando cumplimiento a la orden de arresto emanada desde tribunales.

Tras una investigación de más de dos años, la Fiscalía de La Araucanía cuenta con una serie de pruebas -entre ellas comunicaciones telefónicas- que vincularían al exfrentista con actos de robo de madera y conductas que son sancionadas por esta normativa especial.

Dichos que tuvieron repercusión

La causa tiene su origen en 2020 cuando el gobierno anterior se querelló en su contra por los dichos que profirió el 8 de enero de ese año en las afueras del Tribunal de Juicio Oral de Temuco. Ese día, el líder de la CAM dijo -tras conocer el fallo condenatorio contra Daniel Canio, miembro de la organización- que “las comunidades, nuestro pueblo nación a estar activo en relación a lo que es la confrontación (…). Esta es una condena política y la respuesta se viene”. Junto con esto, en esa oportunidad, hizo un llamado a la “promoción a métodos que suponen el uso de la violencia y comisión de delitos, a fin de desconocer el fallo judicial referido y afectar las actividades forestales en la zona”.

La formalización tendrá lugar mañana en el Juzgado de Garantía de Temuco. Allí se le levantarán cargos por la autoría de tres hechos: hurto de madera, usurpación y atentado contra la autoridad.

En la ampliación de la querella, Interior advirtió que Llaitul “ha validado públicamente la vía armada como un mecanismo legítimo para reivindicar demandas sociales”.

Tras su captura en Cañete, el líder de la CAM fue trasladado a la Base Aérea Manquehue en Temuco. Luego fue llevado en un vehículo de la PDI al Centro de Salud Miraflores para la constatación de lesiones. Por último, fue derivado a un cuartel de la PDI

Reacciones de ambos lados

El secretario general del Partido Socialista, Camilo Escalona, indicó que, ante la detención de Llaitul, “nos atenemos a las normas del Estado de derecho (…) no debiese ningún sector tratar de sacar ventaja, ni pequeñas ni grandes de este hecho”.

“Acá hay una acción del sistema judicial y en consecuencia sería absurdo que nosotros tratáramos de buscarle un impacto en el resultado del 4 de septiembre (fecha en que se realizará el plebiscito)”, agregó Escalona.

Por su parte, la presidenta del Frente Regionalista Verde Social (FRVS), Flavia Torrealba, apuntó: “esperamos que sus derechos humanos sean completamente observados y garantizados en este proceso, y confiamos naturalmente en los tribunales de justicia”. Añadió que “esperamos que esta detención no afecte el clima de la elección”.

Desde la oposición, el diputado Miguel Mellado (RN) sostuvo que “se hace justicia con un terrorista como Héctor Llaitul”.

En tanto, el senador Rojo Edwards (Republicanos) expresó que Llaitul “debió haber estado preso hace más de dos años. Estamos llegando atrasados”.