La noticia la dieron a conocer ayer las ministras entrantes Iskia Sichel (Interior) y Marcela Ríos (Justicia), que busca eliminar las querellas presentadas por el Gobierno de Sebastián Piñera, en el marco del estallido social originado en octubre de 2019.

¿Qué dijeron?

A través de un comunicado, se argumentó que “esta medida fue una promesa plasmada en el programa de gobierno del Presidente Gabriel Boric, y busca que la Ley de Seguridad del Estado no sea utilizada para la persecución injusta y desproporcionada. Asimismo, se conformará una mesa de reparación para las víctimas de violación de Derechos Humanos que estará a cargo de la próxima Subsecretaria Haydee Oberreuter”, indica el comunicado.

Diversas opiniones a nivel político generaron discusión, para el diputado del Partido Socialista, Jaime Naranjo, esta acción significa un gran gesto por parte del presidente electo, Gabriel Boric, y añadió que esta acción ayuda en la búsqueda de la paz social y la reconciliación de los ciudadanos chilenos.

¿Cuáles fueron las reacciones?

Por otro lado, en la mesa de Renovación Nacional no estuvieron de acuerdo con tal medida, al respecto la parlamentaria Camila Flores opinó que “es una bofetada a todas las personas que fueron víctimas de delincuencia en las manifestaciones” y reveló que harán todo lo posible para evitar que esta acción se concrete.

El saliente vocero de Gobierno Jaime Bellolio, criticó en duros términos la decisión de la futura administración de Boric, indicando que “es una señal que se empieza a validar la violencia”.

Bajo la misma línea, precisó: “Las personas que están bajo esa figura, bajo esas querellas, evidentemente lo hacen por delitos que son graves, que tienen que ver con incendios, saqueos, con destrucción de lo público”.