Más de 300 tejedores y tejedoras participaron en la confección del tradicional símbolo comunal en época navideña, que este año volcó hacia lo comunitario y social. 

Uno de los símbolos más representativos y universales de estas fiestas es el árbol de Navidad. En casi todos los hogares, a principios de diciembre, se acostumbra a adornar el pino con luces, guirnaldas y figuras alusivas a la festividad.

Para la Municipalidad de Puente Alto es tradición embellecer su frontis con un enorme árbol, dándole la bienvenida a la época navideña. Sin embargo, en un año tan particular como el 2020, quisieron que el emblema comunal fuera aún más especial y tuviese un sentido social.

Por esta razón, se reemplazó la clásica estructura de plástico verde por una más llamativa y colorida. Se trata de miles de tejidos a crochet realizados por tejedoras y tejedores puentealtinos, quienes unieron sus trabajos para darle vida a un gigantesco árbol de navidad de 12 metros de altura.

“Este año ha sido muy duro para los puentealtinos, por eso quisimos mantener viva una de las más lindas tradiciones de nuestra comuna, pero dándole un sentido comunitario, donde cualquier vecino y vecina que lo deseara, pudiese ser parte de este hermoso proyecto”, expresó el alcalde Germán Codina.

Sigue leyendo en nuestra edición impresa.