La enajenación del trabajador dejó en evidencia su condenable actuar.

¿Qué pasó?

 Un bombero de una estación de servicio de Chiguayante en la región de Bío Bío, fue denunciado por dos mujeres de agredirlas con golpes de puño y patadas, debido a que una de ellas le pidió respetar la fila de clientes.

El altercado sucedió durante la tarde del miércoles en la empresa Copec, de Avenida Manuel Rodríguez a la altura del 723, y según relata la tía de una de las víctimas, su sobrina solicitó respetar el orden de llegada de los clientes, sin embargo, el sujeto se habría encolerizado, insultando a los gritos a la afectada.

Violenta reacción

Las mujeres -de 23 y 29 años-, se bajaron del vehículo pidiendo explicaciones de la situación, momento en que el implicado comenzó a agredirlas físicamente, con “combos en la cabeza y patadas”, a lo que debió intervenir uno de sus compañeros.

“Mi sobrina se bajó a increparlo de por qué las estaba tratando así, y el tipo le pegó con combos en la cabeza y patadas”, señaló.

“Tuvo que venir otro bombero para poder separarlo, porque quería seguir pegándole. (…) El jefe de la Copec lo tomó a él y lo encerró, no quiso dar ninguna información de la persona”, sostuvo.

En ese sentido, aseguró que el encargado del local “en vez de ponerle paños fríos a esto, se reía en la cara de nosotros y no quiso dar ninguna explicación”.

Finalmente, el acusado fue detenido por Carabineros y las víctimas se trasladaron al Servicio de Atención Primaria de Urgencias de Alta Resolución (SAR) de Chiguayante, para la oportuna constatación de lesiones.